<
>

El Madrid salva su invicto y avanza en Copa del Rey

En el Ramón Sánchez Pizjuán, el invicto de 39 fechas estuvo ad portas de diluirse, pero Karim Benzema entró para salvarlo. El Madrid supera el récord del Barcelona de Luis Enrique y completa 40 juegos sin caídas ante un Sevilla que se lanzó con ímpetu y vértigo por la remontada. Sin embargo, la Casa Blanca, con la fuerza de su ADN heroico logró el 3 a 3 en la última jugada del partido.

Ya lo había advertido Zidane. El Madrid iba a sufrir y Sevilla. Pero esa premonición acabó siendo más difícil de asumir de lo que era previsible. El conjunto de Jorge Sampaoli se hastió de perder opciones de gol y se topó con un Kiko Casilla imperial. El portero suplente del club ‘Merengue’ brilló en el Sánchez Pizjuán.

La ilusión para los sevillistas empezó a gestarse cuando transcurrían apenas 10 minutos de partido. Zidane decidió prescindir de algunos de sus mejores jugadores y eso estuvo cerca de ser castigado. Un centro de Iborra terminó con un gol en propia portería del brasileño Danilo.

El Sevilla insistió, pero el Madrid generó demasiado riesgo en la contra. Y el mayor pecado del equipo de Sampaoli fue que falló en la definición aun cuando pudo anotar y acercarse más a la remontada. Cuando iniciaba el segundo tiempo, una contra letal de Marco Asensio, con una cabalgata de área a área, derivó en el empate madridista.

Ese gol, aunque pareció lo contrario, dejó sellada la eliminatoria. Ahora, el Sevilla estaba obligado a ganar por 4 a 1. Pero el equipo de Sampaoli fue una cuestión de fe. Jamás se rindió y demostró por qué está peleando el título de Liga. Fue tal su reacción que encerró al Madrid en su portería y atosigó hasta el desgaste.

Con ese aluvión de bríos y fútbol, el Sevilla volvió a ponerse en ventaja. El montenegrino Stevan Jovetic, recién incorporado al elenco nervionense, se estrenó con un golazo de volea que venció a Casilla. Ello al 53′. Y a falta de 13 minutos, se volvió a encender la esperanza en el Sánchez Pizjuán Iborra cazó un balón en el área para anotar el 3 a 1. Faltaban todavía dos tantos más, pero el corazón del equipo de Sampaoli parecía ser el argumento para la remontada heroica.

Benzema, el salvador desde el banquillo

Lo que sí parecía decidido era que el Sevilla tumbaría el invicto del equipo de Zidane. Sin embargo, el Madrid ha demostrado que necesita ser liquidado varias veces y el conjunto andaluz no lo hizo. Casemiro fue derribado en el área y Sergio Ramos picó el balón para apretar al resultado. En el último respiro, Karim Benzema, que había ingresado restando 15′ para el final, selló el empate con una jugada de providencia.

No estuvieron Modric ni Cristiano. Tampoco James. Pero allí apareció el francés para salvar el récord de un Madrid que sigue imbatible. El conjunto blanco está en los cuartos de final de la Copa del Rey y Zinedine Zidane sigue haciendo historia. Y la suerte también está de su lado

Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

Siguiente


Internacional