Si usted es hincha, sabe perfectamente lo que se siente cuando un jugador de su club al cabo de un tiempo se convierte en integrante del rival de patio. En el más bajo de los casos, el calificativo de traidor es poco para lo que se espera a ese futbolista, sin importar las condiciones en las cuales se dio su traspaso, si fue muchos años después o el fichaje es reciente.

Además, duele peor si se trata de un futbolista que había sido gran figura y gozaba en ese tiempo de la aceptación de los hinchas. Eso no lo toleran. Los seguidores más acérrimos no dudan en representar su animadversión con hechos públicos, atizando aún más esa sensación de malestar generalizado entre los equipos. ¡Y ni qué decir cuando llega la hora de enfrentar a ese equipo y su otrora referente está entre los titulares!

Esa historia es la que precisamente está viviendo el portero belga Thibaut Courtois, titular del Real Madrid en el Wanda Metropolitano. Los hinchas del Atlético le tienen mucha bronca, tras varias temporadas en las que fue considerado gran referente. Ni el hecho de haber pasado antes por el Chelsea apaciguó esa sensación de traición con la que es visto hoy en día por el seguidor Colchonero.

Tratándose de un derbi y con todo lo que está en juego, los hinchas más intolerantes montaron una escena que, de no ser porque se trata de objetos de peluche, hubiese causado total repulsión. En el paseo de la fama que tiene el club, cerca de su estadio, ubicaron ratas falsas en el lugar donde aparece la foto de Thibaut.

En ese lugar especial del club reposan las placas de los futbolistas que han superado los 100 compromisos oficiales con el Atlético de Madrid. Además de las ratas, una enorme cruz roja atraviesa la fotografía del golero, quien días tras se refirió a ese sentimiento encontrado que tienen los hinchas del Atlético hacia él.

“Que escupan o manchen mi placa no me importa. Si eso les hace felices, bien por ellos. Si me quieren tirar cosas a la cabeza la próxima semana, bueno… No me afectará para jugar. Es más motivación”, declaró Courtois.