Las explicaciones que nos debían sobre las decisiones que tomó el VAR en la Champions

VAR Champions League

Tres de las cuatro eliminatorias de octavos de final de la Champions League contaron con la intervención del VAR. La polémica fue mayúscula y por eso la UEFA decidió emitir un comunicado explicando lo sucedido.

¿Salió el balón al lateral en una de las acciones que derivó en gol del Ajax en el Santiago Bernabéu? ¿Hubo mano de Presnel Kimpembe para el penalti que sentenció la suerte de PSG? Y, además, ¿hubo infracción para el penalti al minuto 116 que clasificó a FC Porto?

Vamos caso por caso, siguiendo las explicaciones de la UEFA.

Rel Madrid – AFC Ajax

“No hubo evidencia concluyente de si el balón había salido completamente del terreno de juego después de que el VAR analizase cuidadosamente vídeos e imágenes desde todos los ángulos”. Esa es la conclusión.

Y al no tener claro si salió o no, se le dio continuidad al juego. La UEFA confirma que el asistente del árbitro aseguró que el balón no había cruzado por completo la línea de banda. Así que el juego continuó y el gol que se dio en esa acción fue válido.

FC Porto – AS Roma

“El VAR, después de revisar el fuera de juego, en el que se confirmó que el atacante estaba en posición legal, preguntó al árbitro si había visto una infracción cometida por el defensa de la AS Roma. La revisión convenció al árbitro de que debía señalarse penalti por esa infracción”, dice la UEFA.

Sobre el final desde la AS Roma pidieron otro penalti. En esta ocasión el árbitro esta vez estuvo cerca de la acción. No tuvo dudas y, en principio, no necesitaba del VAR para juzgar que no hubo falta. De todas maneras lo usó y no encontró ninguna evidencia clara.

Paris Saint-Germain – Manchester United FC

“Dado que el árbitro no reconoció con claridad el incidente durante la jugada en directo (referenciado como un incidente grave inadvertido en el protocolo VAR), se realizó una revisión en el terreno de juego”, asegura la UEFA sobre la mano de Kimpembe.

Al ver la acción, el árbitro confirmó que la distancia recorrida por el balón no era corta. El brazo del defensa no estaba pegado al cuerpo, lo que hizo que el cuerpo del defensa fuera más grande y que el balón no fuera en dirección a la portería. Por lo tanto, el árbitro decretó penalti.

También te puede interesar…

Confirmaciones de la UEFA al respecto