En el descanso del clásico español por semifinales de ida en la Copa del Rey, un referente del FC Barcelona habló claro y sin tapujos con sus compañeros. Una arenga que incidió en el desarrollo posterior del juego.

Hubo alguien en el vestuario blaugrana, de quien no se reveló la identidad en la prensa española, que dijo unas palabras breves, sin extensiones. El mensaje fue claro, sin tapujos y al corazón de los jugadores que hasta ese momento salvaban un empate sin goles en el Bernabeú.

Antes del 3 – 0, imposible de debatir, el Real Madrid jugó mejor y contó con más situaciones claras, en las cuales estuvo brillante el arquero del Barcelona, así como la ausencia de contundencia Merengue fue uno de los grandes condicionantes en el compromiso.

“No estamos haciendo las cosas nada bien y aún menos en fase ofensiva”, cuentan que así fueron las palabras de aquel referente en el cuadro blaugrana, a quien luego se le escuchó decir con vehemencia: “o espabilamos y reaccionamos o ya nos podemos ir todos para casa”.

De esta forma, insisten medios españoles, cambió la historia del clásico español. El Barcelona más punzante y certero regresó. No el del dominio del balón, algo para lo cual parece no estar habituado ahora. Tres estocadas directas al orgullo madridista dejaron la serie liquidada.

El FC Barcelona ahora espera rival en la final de la Copa del Rey, el cual saldrá de la serie entre Valencia y Betis. Por ahora el marcador global se encuentra 2 – 2.