Aunque el duelo entre Austria y Hungría de la Euro parecía carecer de verdaderos incentivos futbolísticos para ver, un hecho histórico invitaba a ver el encuentro. Pero no, no tiene que ver con el imperio Austrohúngaro.

Aunque es inevitable hablar de la relación histórica entre ambos países, que ha hecho del encuentro uno de los más atractivos en Europa, es algo bastante distinto. Se trata de que Lothar Matthäus fue hasta este martes el jugador más longevo en haber jugado una Euro, después de que el portero de Hungría, Gabor Kiraly, abordara el campo del estadio de Burdeos para el debut de su selección en la Euro 2016.

Con 40 años, dos meses y 13 días, el natural de Szombathely, Hungría, entró a la historia como el más veterano en disputar el certamen continental. Superó al excapitán teutón, quien la había jugado con 39 años y fracción, en la Euro 2000.

Uno de los detalles más pintorescos sobre el portero húngaro es su aspecto, pues ha sido crítico del fútbol actual y con algo de desparpajo y casi como un gesto contestatario, se distingue por usar anchos pantalones de sudadera en vez de la tradicional pantaloneta. Tan así que algunos ya lo conocen como ‘el abuelo de la pijama’.