Lo avisaba la prensa italiana el fin de semana y en el arranque de la misma lo confirmó el club. Roberto Mancini se aleja del cargo de manera consensual. El DT firmó la rescisión de su contrato y su reemplazo sería el holandés Frank De Boer.

La relación entre el técnico y los directivos del Inter venía mal desde el final de la campaña anterior. El Inter fue protagonista en el arranque de la liga. Llegó a ser líder pero terminó cayéndose  al punto que no entró a la Champions League.

Mancini argumentó los resultados en la falta de recambio en el plantel y por ende pidió refuerzos para la siguiente campaña. Todavía no los tiene. El equipo ya hizo la gira por Estados Unidos, está a 2 semanas de iniciar la liga recibiendo a Chievo Verona y todavía en consideración del técnico, faltan futbolistas.

Con lo que tiene a disposición inició la pretemporada en la que en la última semana fue goleado por Bayern München (1-4) y Tottenham (1-6), desatando así una crisis que ahora terminó en su salida.

El Inter y Mancini llegaron a un acuerdo para interrumpir su relación profesional: el entrenador no quería dimitir, mientras que los nerazzurri no queríann desembolsar los 10 millones brutos que costaría su último año de contrato. Al final hubo acuerdo. El contrato se disolvió sin que se hayan informado mayores detalles.

Ahora lo que se avisa en la prensa es que el Inter está negociando hacerse con Frank De Boer, quien recientemente dirigió al Ajax en su país y ya ha sido asistente en la Selección Nacional de Holanda.