Thierry Henry tuvo un paso poco afortunado por la dirección técnica del Mónaco. Se notó su falta de experiencia, en un equipo necesitado de puntos en ese momento por su crítica situación en la clasificación general, ocupando lugares destinados al descenso.

De su relación con el grupo de jugadores, uno de los futbolistas del cuadro monegasco, el ruso Aleksandr Golovin, reconoció que el trabajo de Henry no fue el mejor y que aún se le notaban detalles de su época de jugador. En otras palabras, se le sintió la falta de bagaje.

“Cuando las cosas iban mal se ponía muy nervioso y no paraba de gritar, era innecesario. Venía al césped y nos mostraba cómo se entrenaba”, recordó en una entrevista para el portal Goal. De esa experiencia le quedó como conclusión que Henry tampoco supo manejar el hecho de ser el técnico en propiedad, a diferencia de lo vivido en la Selección de Bélgica, cuando era el segundo al mando en el cuerpo técnico liderado por Roberto Martínez.

“En cuanto Jardim regresó, también regresó el ambiente positivo. Creo que Henry no se dio cuenta del peso de ser entrenador. Es mucho más difícil que la diversión de ser un adjunto”, afirmó Golovin.

De hecho, con el regreso de Leonardo Jardim el Mónaco subió en su nivel hasta salir de los últimos lugares y aunque actualmente muestra que aún le cuesta ser un equipo con resultados importante, por lo menos no tiene que cargar con el peso de estar siendo condenado a la pérdida de categoría.

El equipo del Principado aparece en la casilla 16 de la clasificación general con 32 puntos y el próximo 21 de abril se medirá en condición de visitante nada menos que contra el PSG.