El mediocampista argentino, con pasado en Valencia, Newell’s Old Boys y Boca Juniors, jugaría su último partido con el Sevilla en la final de Copa del Rey ante el Barcelona. Sería el cierre de un paso próspero para el mediocampista en territorio andaluz.

Sevilla ha encontrado en la figura de Éver Banega el motor de su fútbol ofensivo. Su capacidad de asociación, su inteligencia en el juego y su media distancia lo han hecho un arma imprescindible para el equipo de Unai Emery. El argentino acaba de ser clave en el título de la Europa League del club andaluz y podría lograr su segundo trofeo en la Copa del Rey frente al Barcelona.

Pese a su idilio con Sevilla, los caminos de Banega parecen conducirse a la Serie A. El cuadro español lucha por evitar su salida, pero en Italia se da por hecho que el mediocampista de 27 años dejará el club nervionense para fichar por el Inter de Milán.

El mismo entrenador del cuadro ‘Neroazurro’ confirmó de forma tácita que Vanega llegará a su equipo a partir de la próxima temporada. “Es un jugador que tiene calidad y carácter en el campo, nos ayudará”, dijo Roberto Mancini, que ha conducido al equipo a la clasificación a la Europa League.

Vanega llegó en 2014 a Sevilla, luego de haber tenido un breve lapso por Newell’s Old Boys. Disputó 93 partidos y anotó 13 goles. Por ahora sólo ha logrado un título -nada menos que la Europa League- y podría despedirse con el trofeo de la Copa del Rey, algo que ya logró con el Valencia en la temporada de 2008/2009.

Incluso, el diario italiano La Gazzeta dello Sport revela que Banega ya busca casa en Milán para llegar a ser parte de un equipo que pagaría 1,2 millones de euros por su trapaso y que sigue en la búsqueda de volver a la cima en Italia y volver a lograr una clasificación la Champions League.