España baila a ritmo de Iniesta

NICE, FRANCE - JUNE 17: Alvaro Morata of Spain celebrates with team mates after scoring his second and his sides third goal during the UEFA EURO 2016 Group D match between Spain and Turkey at Allianz Riviera Stadium on June 17, 2016 in Nice, France. (Photo by Lars Baron/Getty Images)

El mediocampista de España volvió a dictar el ritmo en el Allianz Riviera en Niza y la selección de Vicente Del Bosque venció con holgura a una Turquía abúlica. Álvaro Morata abrió el camino y rompió la maldición del ‘delantero’ y se lució con doblete. El restante lo anotó Nolito.

España sigue dando pasos de candidato en la Euro de Francia 2016: sumó su segunda victoria en el grupo D del certamen europeo y lo hizo goleando a una Turquía deslucida y con un fútbol brillante, a un toque, con sociedades, despliegue y un gran nivel de todos sus futbolistas que redujeron al rival a una expresión mínima.

El motor de una España que supo entregar las mejores fue Andrés Iniesta, el hacedor, el artista, el genio, que ha seguido mostrando toda su capacidad colectiva rodeado de hombres como Cesc Fábregas y David Silva. El ‘Cerebro’, como ante República Checa, marcó un tiempo distinto. La selección ibérica se movió a su ritmo y en Niza volvió a suceder.

En apenas media hora de partido, España empezó a hacer tangible su abismal diferencia con Turquía, que aún con Arda Turan en el campo se vio vencida demasiado pronto. Álvaro Morata cabeceó un gran centro de Nolito para vencer a Volkan Babacan y derrumbar la resistencia turca.

A esa altura el dominio español, a fuerza de toques y posesión era abrumador ante un cuadro turco inerme al talento individual de los ibéricos. Y cuatro minutos después de la apertura de Morata, el mismo Nolito cazó en las entrañas del área un rechazo -más que imperfecto de Mehmet Topal- para sellar el 2 a 0.

Ya la diferencia era considerable pero quizás estrecha frente al monompolio de La Roja en el partido. Turquía apenas llegó en una ocasión con claridad ante David De Gea, pero Nuri Sahin falló en el momento final. Y, por supuesto, España seguía insistiendo en campo contrario para forjar un marcador más amplio.

Tuvieron que pasar apenas dos minutos del primer tiempo para que Álvaro Morata sentenciara el 3 a 0, tras una habilitación de maestría de Andrés Iniesta para Jordi Alba, que sin excesos de egoísmo le entregó la pelota al delantero de la Juventus, quien ingresó libre para empujar la pelota.

La superioridad de España no cesó, pero sí la intensidad. El equipo de Del Bosque optó por descansar con la pelota en los pies, eso sí sin renunciar a la posibilidad de seguir de largo en el marcador. Entre tanto, Turquía recibió la desaprobación de su público expiando las culpas sobre su mayor referente, Arda Turan, quien recibió las silbatinas de la afición balcánica.

La Roja disipó las dudas generadas tras el triunfo agónico ante República Checa y desató una exhibición de fútbol que ha dejado más tranquilidad a la afición española. En Burdeos se sellará el liderato del grupo ante Croacia.