Pasaron solo 4 meses de su llegada a Rosario Central y ya se habla de su salida. El rendimiento de Jarlan Barrera está lejos de la expectativa que se creó con él. Por eso en el club no pondrán obstáculos si es que decide salir.

Y sí, depende de él. Jarlan Barrera es un jugador que pertenece a Tigres UANL (México). Está cedido en Rosario Central hasta diciembre, pero con el presente que está viviendo, se podría frenar el vínculo a mitad de año. Pretenden que el jugador no se desvalorice.

En Rosario Central, Jarlan Barrera solo jugó 77 minutos de la Superliga (dos partidos), 45 en la Copa Argentina y 79 en la Copa Libertadores. Estuvo un tiempo lesionado, pero cuando jugó no marcó la diferencia que esperaban de él. ¡Es que llegó tras ser campeón de la Liga y subcampeón de la Sudamericana!

Hubo un pequeño conflicto en el mercado de fichajes por él. Se saldó con Tigres cediéndoselo a Rosario Central. Y ahora que la transferencia parece no tener los mejores resultados, se puede replantear. Si es que Jarlan Barrera expresa el deseo de no seguir, en el cuadro argentino están dispuestos a negociar su salida. Los mexicanos buscan que se sienta cómodo y recupere el nivel en donde mejor le pueda ir.

En definitiva, Tigres pretende volver a cederlo y Rosario Central está dispuesto a terminar el vínculo. Depende de Jarlan Barrera. Y conociendo esa situación, extraoficialmente se habla de los clubes que siempre lo quisieron: Junior de Barranquilla y Atlético Nacional. El cuadro verdolaga lo descartó a principio de año precisamente con ese negocio que tenía con los mexicanos. ¿Cambia ahora que podría llegar cedido?

También te puede interesar…