Chelsea y Manchester United se juegan un duelo de tensiones en Stamford Bridge. Se disputan los cuartos de final de la FA Cup y, de manera parcial, los ‘blues’ vencen por 1 a 0. Los dos de los clubes más poderosos de Inglaterra buscan un cupo entre los cuatro mejores del torneo más antiguo de Inglaterra.

Pero más allá del choque entre dos plantillas poderosas (el United tiene como bajas a Ibrahimovic y Rooney), hay en disputa un duelo de morbo. Entre Antonio Conte y José Mourinho se forjaron viejas rencillas. Disputas que hoy han aflorado en medio de las pasiones del partido en Londres.

El juez del partido decidió amonestar por segunda ocasión a Ander Herrera, quien golpeó de manera repetitiva a Eden Hazard. El español se fue expulsado. Y, previo a la acción, el árbitro había advertido a los futbolistas del United sobre no pegarle más al belga, que se hizo incontenible y estaba siendo castigado por los defensores rojos.

Mourinho sonrió con ironía tras la expulsión. Y Conte protestó airado. El United siguió cometiendo faltas. Y entre la exaltación azuzada por una falta sobre Marcos Alonso, ambos entrenadores se enfrentaron en una disputa verbal. El italiano se dirigió con vehemencia hacia al portugués y tuvo que ser separado por el cuarto árbitro. Mou parecía decirle algo con su tono socarrón habitual.

Esa disputa viene de meses atrás. Surgió cuando el Chelsea goleó al Manchester United por 4 a 0 en Premier League. A Mou, en ese entonces, no le gustó la fervor con que el italiano festejó aquella victoria del líder de Iglaterra.

La discusión entre Conte y Mourinho