A cuatro días de disputar una nueva final de Champions League, el Barcelona vive un tiempo especial, no sólo por la posibilidad de lograr el triplete sino porque será el último partido de la leyenda que cambió paradigmas del fútbol mundial vistiendo la camiseta ‘Blaugrana’. Xavi Hernández puede decirle adiós a su casa siendo campeón de Europa. Una despedida a su altura.

Mientras se acerca la hora del duelo definitivo ante la Juventus, el Barça rindió homenaje al ‘Motorcito de Tarrassa’, acto al que acudieron grandes nombres de la historia del club como Carles Puyol, Johann Cruyff, Andoni Zubizarreta, Eric Abidal, Gabri y Esquerro. Y por supuesto, su amigo, cómplice en la cancha y compañero de siempre, Andrés Iniesta, quien no dejó pasar la ocasión para dedicar unas emotivas palabras al eterno capitán ‘Blaugrana’. Entre lágrimas, Xavi escuchó el discurso del manchego.

“La ocasión daba para preparar un pequeño escrito: Capitán, compañero, amigo, máquina, en nombre de todos los que hemos jugado contigo. Quién lo diría, tú que siempre has estado allí, 17 temporadas en el póster, en la fila de abajo. 17 años, se dice pronto. Tiene mucho mérito porque lo difícil no es llegar, sino mantenerse en el club más exigente del mundo. Nadie puede imaginarse que no estés con nosotros el primer día de entrenamiento la próxima temporada, tú que siempre recibías a los nuevos compañeros con sonrisas y palabras de ánimo.

El fútbol te da las gracias por todo, por pensar en el grupo antes que en ti, por transmitir los valores de 24 años en el club, gracias porque todos tus consejos han sido lecciones de vida y por ser la memoria histórica, tan necesaria en el vestuario. Ahora lo normal es ganar y el listón está alto, pero muchos sabemos lo que es venir de abajo. Gracias, Xavi, porque todo esto nos ha hecho más fuertes”.

Las palabras que conmovieron con mayor fuerza a Xavi fueron las que dedicó el de Fuentealbilla a su abuelo, Jaume Hernández: “más culé que el palo de la bandera; seguramente hoy te acordarás de él y lo orgulloso que estaría si pudiera ver todo esto. Personalmente quiero darte las gracias por todos estos años, no solo por los momentos mágicos, sino también por nuestras charlas ajenas a lo futbolístico. Hemos tenido la complicidad de un maestro a un alumno. En definitiva, es un priviliegio estar a tu lado: siempre nos acompañarás, amigo. Xavi inicia un viaje que yo aseguro que es de ida y vuelta. Llevas muchos días dando las gracias al club, pero hoy es el día en el que el club y todos te damos las gracias. Gracias Xavi”.

Es toda una vida que han compartido juntos como compañeros de club y selección. Lo han ganado todo, pero lo más importante, le han dejado un herencia irrepetible al fútbol. De maestro a maestro, unas palabras que Xavi guardará por el resto de su vida.