Con 80 votos, el ex presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles, Luis Rubiales, se convirtió en el nuevo jefe de la Real Federación Española de Fútbol. Jugó a nivel profesional durante 20 años y genera amplias expectativas como nuevo rector de la RFEF, de cara a la Copa Mundial 2018.

La RFEF enfrentaba un vacío de poder desde la julio de 2017. En ese momento, la detención del anterior presidente, Ángel María Villar, dejó el cargo formalmente desocupado por varios meses. Juan Luis Larrea, que ocupaba el cargo de forma interina, perdió ante Rubiales obteniendo apenas 56 votos.

Viene una nueva etapa para la Federación Española de Fútbol. Aquí, cinco datos sobre la trayectoria de Luis Rubiales:

Decían que “nunca” podría jugar fútbol

Rubiales es un canario nacido en 1977. Cuando contaba con apenas 3 meses de edad se rompió las dos piernas. El médico que lo trató aseguró tras el accidente que nunca podría jugar fútbol. Pero cuando tenía 3 años, su padre decidió no hacer caso al consejo del galeno.

Un día entero llorando fue suficiente para que su familia decidiera apoyarlo en un camino que daría un vuelco a su vida. Con unas botas nuevas y desobedeciendo órdenes médicas, comenzó la historia de Luis Rubiales.

Por esto lo llaman “Pundonor”

No es una palabra tan conocida en el habla cotidiana de Latinoamérica. Sin embargo, a Luis Rubiales se le apoda “Pundonor” por una buena razón. Esta palabra se usa para definir un sentimiento de dignidad personal. Según el diccionario de la Real Academia, implica “atención y dedicación continua en una labor”.

Sin duda, Rubiales se ganó su apodo con esfuerzo.

Sin derecho a una silla

Así comenzó su trayectoria futbolística, cuando contaba con 14 años de edad. En ese momento, Rubiales no tenía derecho a percha ni a silla. Su trabajo en el Motril consistía en limpiar los balones y limpiar los guayos de los jugadores más veteranos.

Sin embargo, el cambio de rumbo le llegó cuando anotó dos goles que dejaron impresionado al equipo. Desde entonces, Pundonor se ganó el derecho a la silla.

Defensor también fuera de la cancha

Entre 1991 y 2009 Rubiales jugó en el puesto de la defensa, creando una barrera infranqueable con sus 1,80 metros de altura. Pero aunque toda su carrera ha estado dedicada a la cancha, también cursó estudios en la universidad desde muy joven.

Al comienzo, inició la carrera de Enfermería, aunque no la terminó. Luego, el futbolista cumplió su meta de convertirse en abogado. Desde su profesión y amplia trayectoria deportiva ha pasado por siete clubes, incluyendo el Hamilton Academical Football Club. 

Enfrentó una denuncia

Rubiales es padre de tres niñas y está casado. En julio de 2017, una arquitecta que trabajaba en un proyecto de reforma de su piso lo denunció por agresión. Aunque de acuerdo con la versión de la mujer, se trató de una discusión que culminó en violencia, aseguró después que intentaban desprestigiarlo a nivel personal.

Tras ganar las elecciones y convertirse en el nuevo presidente de la RFEF, sus primeras palabras fueron contundentes: “El cambio es imparable”.