Benfica grita un gol agónico

En tiempo de descuento, el Benfica, que había llegado poco al arco del Zenit, logró anotar un gol agónico que le da ventaja para afrontar el juego de vuelta en San Petesburgo. El brasileño Jonas dio el golpe y el conjunto portugués busca ratificar su paso a los cuartos de final de la Champions League.

Para Vilas-Boas, técnico del Zenit, enfrentar al Benfica resultaba especial. Fue entrenador del Porto, con el que logró cuatro títulos, y sabe lo que es conseguir un triunfo ante el cuadro lisboeta. Y de esa forma lo planteó: el Zenit impuso condiciones en el estadio Da Luz y maniató a un Benfica en el que figuras como Nicolás Gaitán y el delantero Pizzi estuvieron ausentes en la mayor parte del encuentro.

Por su lado, Hulk, máxima figura del Zenit, el venezonla no Danny y el belga Axel Witsel, hicieron lo suyo: complicaron a la defensa del conjunto portugués, imposibilitaron el juego del local pero no encontraron los caminos del gol. Fue la deuda pendiente.

Y cuando parecía que el plan Vilas-Boas iba a llevarse un empate de clasificación para la vuelta en Rusia. Jonas, en el minuto 91, tras un centro de Nico Gaitán, logró un cabezazo que le dio un triunfo agónico al equipo portugués, que celebró con rabia, pues la eliminatoria se complicaba sin tantos a su favor para afrontar el duelo de dos semanas en San Petesburgo.