¿Van a despedir al Bolillo Gómez de Ecuador?

Bolillo Gómez

Los malos resultados con Ecuador en la Copa América 2019, eliminado en primera fase, se suman a las críticas que ya tenía el proceso del Bolillo Gómez.

Hay dirigentes en la Federación Ecuatoriana de Fútbol que nunca estuvieron de acuerdo con el regreso de Hernán Darío Gómez. Las versiones surgidas en la prensa de ese país indican que la salida del DT colombiano no es sencilla por la parte económica (remuneración alta) y la propia posición del Bolillo, quien se mantiene firme en su interés por proseguir al frente del seleccionado ecuatoriano.

Joaquín Saavedra, periodista deportivo ecuatoriano, maneja la versión sobre la salida de Bolillo Gómez. “Ya le comunicaron que no va a continuar al mando de la selección ecuatoriana de fútbol. Esperan llegar a un acuerdo con el finiquito del contrato durante esta semana”, escribió en su cuenta de Twitter.

Esta versión entra en contraste con una declaración hechas hace unos días por Francisco Egas, presidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, quien primero solicitó hacer una evaluación de todo lo sucedido antes de tomar una determinación definitiva que involucre al cuerpo técnico colombiano.

“Si fuera mi elección, diría que el 60% o 70% del grupo de la selección mayor tiene que ser cambiado. Es gente que ya no le interesa o que ya ha perdido el norte en cuanto a lo que es defender este país. Ha perdido la visión de lo que es esta camiseta, ha perdido el amor por la camiseta, ha perdido la perspectiva de lo que debe ser un profesional en su comportamiento. Ha perdido la perspectiva de cuál debe ser la motivación real para estar vistiendo la camiseta de todo un país y la ha confundido con una motivación simplemente económica”, dijo Egas.

Bolillo Gómez

Cabe anotar que la situación contractual del Bolillo Gómez, en caso de ser cesado de su cargo, incluye el pago de una costosa indemnización. Una millonada costaría salir del técnico antioqueño en estos momentos. Hernán Darío comenzó su vinculación laboral allí en agosto de 2018 y se hizo acuerdo por los siguientes 4 años.

Salir en estos momentos del entrenador colombiano equivale a un pago cercano a los 4 millones de dólares. Este aspecto contrasta con la situación económica de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, de la cual se asegura ha tenido dificultades de dinero.