Las ciudades más calurosas donde se juega el fútbol colombiano


Por

Esa es una de las características que tiene el balompié colombiano. Un equipo de nuestro país puede ir a Tunja, donde el clima es bastante frío, y a la siguiente semana desplazarse rumbo a Cúcuta, una de las ciudades con el clima más alto de nuestro país.

En el compromiso que el Alianza Petrolera y Rionegro Águilas disputaron por la segunda fecha en la Liga Águila II – 2019 un futbolista del equipo visitante, David Contreras, se fue sustituido al final del primer tiempo, afectado por un golpe de calor. “Jugar en Barrancabermeja a 40 grados es inhumano”, se quejó el dueño del club antioqueño.

Estadísticamente, la temperatura promedio que hay en la ciudad de Barranca, donde queda el estadio Daniel Villa Zapata, es de 33 grados centígrados. Para la fecha en que se realizó el compromiso enunciado anteriormente, justo coincide con el pico más alto de temperatura que hay en todo el año en Barrancabermeja.

Sin embargo, no es el estadio donde se registra más calor. De acuerdo con un reporte del IDEAM, una de las ciudades más calurosas de Colombia es Valledupar, cuyo promedio anual es de 34,5 grados Celsius. Allí queda el estadio Armando Maestre Pavajeau, donde se disputan compromisos del Torneo Águila.

Montería, territorio de Jaguares, también es un lugar bastante complicado para los equipos visitantes que no están habituados a las altas temperaturas. 33,2 grados centígrados al año es su promedio. No es sencillo competir en el Jaraguay.

Cúcuta es otra de las ciudades más complicadas para un equipo que venga de ciudades con temperaturas bajas. Entre agosto y septiembre la ola de calor toca su punto más alto, con 34 grados centígrados. Los Motilones saben que este factor es determinante para sacar algún tipo de ventaja al momento de competir en el estadio General Santander.

Neiva no se queda atrás. Jugar contra el Atlético Huila en el Guillermo Plazas Alcid un día con alta temperatura significa estar expuestos a cerca de 33 grados centígrados.

Unión Magdalena también es otro de los equipos que puede sacar provecho de las condiciones climáticas, ya que Santa Marta maneja una temperatura promedio de 32,9 grados centígrados.

De la misma manera, Barranquilla es otra caldera. La casa de la Selección Colombia registra una media de 33 grados centígrados. No es vano siempre se mira con mucho respeto los partidos que los visitantes juegan en el Metropolitano durante las horas de la tarde.

El estadio Pascual Guerrero de Cali. Entre los meses de julio a septiembre, las temperaturas oscilan entre los 30 y 31 grados. Los equipos visitantes que jueguen allí en agosto pagarán las consecuencias porque es cuando se registra el pico de temperatura más alto (31°).

Un clima semejante se presenta en el estadio del Deportivo Cali, ubicado en la zona rural de Palmira (área metropolitana de Cali). De enero a marzo y entre julio y septiembre son los meses del año donde se promedian 30 grados centígrados.

Finalmente, Ibagué. Allí el clima no es tan fuerte como en las demás ciudades, pero sí se puede llegar hasta los 29° en agosto. La media está entre los 27 y 29 grados centígrados.



Lea también