Cristian Panucci analiza lo que va a pasar con la Champions

¿Es posible analizar con un poco de racionalidad la edición más interminable e imprevisible de la historia de la Champions League? Sí, si la has jugado (y ganado) con los dos clubes más ganadores de Europa: el Real Madrid y el Milán. Christian Panucci es el hombre de los tres mundos: después de una carrera fantástica en la Serie A (Roma y Parma incluidos), la Liga, la Premier (Chelsea) y la Ligue 1 (el Mónaco) ha comenzado la carrera de comentarista de televisión (brillante y mordaz en Sky, Fox Sport y Mediaset) tras la vuelta de su experiencia como seleccionador nacional de Albania.

Mira el fútbol desde todas las perspectivas y conoce cada matiz de la competición para clubes más prestigiosa del mundo: su encanto y, este año más que nunca, sus trampas: “La primera certeza es que… no hay certezas. Es muy difícil hacer previsiones con esta fórmula, con partidos en campo neutral. Pero la Serie A nos ha dado algunas pistas. Como era de esperar, los brevilíneos del Nápoles se han puesto en forma antes, mientras que la Lazio, con jugadores físicamente más pesados, se ha cansado más. De todos modos, la Champions es un escenario de muy alto nivel, con una calidad superior a todo lo demás. Y la calidad, de los jugadores y de los clubes, siempre marca la diferencia”.

Sí, es verdad que la historia no juega, pero tiene su importancia. También en el planteamiento táctico/filosófico de los equipos. “En partidos de 90’ (o máximo de 120’), el aspecto defensivo tiene un gran valor: es importante tener equilibrio, el que haga un gol pronto puede tener una gran ventaja. Pero no esperamos una actitud diferente de la filosofía de la que los equipos y los entrenadores han mostrado hasta ahora. El Manchester City no está acostumbrado a dirigir el partido y seguirá sin hacerlo y el Madrid se mantendrá fiel a su estilo. El Bayern, en cambio, podría aceptar defenderse un poco más, por su historia fundada sobre la fuerza y la solidez. Yo, sin embargo, prefiero la calidad a la actitud defensiva, porque la calidad siempre da una pequeña ventaja”.

ChampionsLeague Panucci

Champions League: las finales con Real Madrid

Calidad incluye técnica, resistencia a la presión y capacidad de adaptación a una situación anómala. Aún así, la ausencia de público no elimina la presión porque simplemente, “en este punto de la Champions, llegan sólo los jugadores de nivel top, que saben manejarse tanto con los aplausos como con los silbidos. Sin público será feo, pero cuando el árbitro pita, los jugadores tienen en la mente sólo a una cosa: jugar y ganar”. Para el Atalanta, dividir en dos los minutos del reto contra el PSG puede ser una ayuda: “Si yo fuera Gasperini, estaría feliz de jugar sólo 90’. Su equipo es muy fuerte físicamente, está bien y aunque tiene un adversario de enorme calidad, que en general tiene más experiencia en Europa, no llega a la semifinal desde los tiempos de Ginola, Weah y Raí. Ha pasado mucho tiempo: yo todavía jugaba…”. ¡Qué buenos aquellos años! Una época épica con dos finales inolvidables para Panucci: Atenas 1994 y Ámsterdam 1998. La Juventus de Zidane y Del Piero parecía preparada para el triunfo y en cambio… “Después de años, muchos todavía piensan que la Juve era favorita, pero con el Madrid llegamos a la final sin recibir goles, jugando con calidad y una posesión del balón fenomenal. Teóricamente era una final equilibrada: la Juve con Lippi había ganado más, pero nosotros teníamos un hambre increíble. El Real no ganaba la Copa desde hacía 32 años y durante toda la temporada la gente nos había motivado hasta tal punto que estábamos convencidos que podíamos hacerlo de verdad. Aquel grupo fantástico transmitía aquella sensación. Así que, al final, logramos ganar la Séptima de la historia del Madrid”.

Octavos: la fase final de la Champions League

La vuelta de los octavos implicará también a su ex Real, que irá a Manchester para remontar el 1-2 de la ida sin el sancionado Sergio Ramos. En el City, el Kun Agüero no estará por lesión ¿qué ausencia pesará más? “Los dos son jugadores fantásticos, pero creo que la de Ramos: es fundamental por carisma, importancia y sentido de pertenencia. Además, el Madrid tiene menos opciones para reemplazarlo que el City para reemplazar a Agüero: Guardiola tiene un grupo más amplio que Zidane”. Entre todas las incógnitas, una garantía: también a puerta cerrada, la Champions mantendrá intacto su encanto: “Es lo máximo para cualquier jugador. Pienso en los jugadores del Atalanta cuando entren en el campo para su reto contra el PSG: cuando en tu carrera llegas a este punto, te sientes un verdadero jugador. Para ellos, es como jugar en Wimbledon: han pasado las primeras rondas y ahora tienen que enfrentarse a Djokovic, a Federer, a Nadal. La experiencia y los éxitos de estos primeros meses les han hecho crecer en autoestima y personalidad, pero para pasar de fase necesitan una gran hazaña”. Como la de su Madrid de la Séptima y la de su Milán, que, a pesar de las ausencias de Baresi y Costacurta, con Panucci de improvisado zaguero izquierdo, ajustició al presuntuoso Barcelona de Cruyff. ¡Qué buenos tiempos aquellos! Entre muchas dudas, le queda una gran certeza: “Después de 25 años, puedo decir sin temor que aquel Milán y aquel Madrid ganarían también esta edición de Champions. Eran equipos muy fuertes. Y no por casualidad han hecho historia”.

Si estás de acuerdo con los pronósticos de Cristian Panucci, puedes entrar a ver las Apuestas Champions League en BETWAY y hacerte a unas muy buenas cuotas.

 

Etiquetas

, , ,

Siguiente


Internacional