Se ha dicho siempre que al talento hay que juntarlo. Por primera vez, Federico Insúa y Máyer Candelo fueron titulares, pero el resultado no fue el esperado. Se encontraron pocas veces en sociedad y los delanteros estuvieron siempre bien referenciados a la hora de sus descargas. ¿Debe seguir Israel dándoles la oportunidad de jugar juntos u optar por darles minutos a Ómar Vásquez y Hárrison Otálvaro?