Pasó el día del partido y la calentura sigue en Álvaro Martínez. El Presidente dialogó en EL CORRILLO DE MAO y se ratificó en que la actuación de Adrián Vélez fue incorrecta en varios sentidos.

“Quedé sorprendido. Es evidente y toda Colombia lo vio, ojalá sean errores humanos”, deseó Martínez. Su queja y la del Cali en general, radica en la expulsión de Abel Aguilar y la falta que precede el primer gol local.

“Me cuesta trabajo convencerme que sean ese tipo de errores pero tengo que hacerlo. Bucaramanga no tiene nada que ver. No sé de dónde pueden venir algunas posibles presiones. Prefiero tranquilizarme y esperar el partido de vuelta”, dijo Martínez en la charla radial.

Allí recordó que Adrián Vélez regresó a pitar tras una sanción y por eso dice que protestará ante la Dimayor. “Vamos a hacerlo para que sancionen al jugador de Bucaramanga (Rodríguez) por su forma de fingir y para que le quiten la sanción a Abel. Si es un error humano, quien se lo hizo cometer fue él, que se tiró a revolcarse. Cuando lo vi, pensé que lo habían matado. Me aterré cuando vi en cámara lo que había pasado. Como me engañó a mí, también engañó al árbitro”.

Él le entrega gran parte de la responsabilidad del resultado a ese par de acciones de Adrián Vélez pero no esconde lo malo del equipo. “A los jugadores les dije que estaba verraco por lo que pasó con el de negro pero también sabemos que tuvimos errores futbolísticos. Hubo equivocaciones del árbitro y de nosotros. Debemos mejorar lo que está en nosotros”, agregó.

Tras el resultado y sacando de lado todo lo que le disgustó en dicho partido, Martínez sigue teniendo fe en el Cali para lo que viene: “Con todo el respeto, creo que somos más equipo y tenemos más nómina que Bucaramanga, por eso debemos acceder a la próxima ronda”, concluyó.

 

AUDIO CORTESÍA EL CORRILLO DE MAO