Con él como DT ya se había ganado y empatado. Ahora se dio la derrota en un partido que perdía desde los 6 minutos y que desde los 12 jugó sin Andrés Pérez por expulsión. A final de cuentas Deportivo Cali cayó por 2-0 para mantenerse con 25 puntos en la tabla.

Hasta Barranquilla llegó Deportivo Cali para el tercer partido de Mario Yepes como DT. Era un juego clave. Se trataba de enfrentar a uno de los equipos que está arriba en la tabla. La idea era descontarle puntos y consolidarse en el grupo de los 8. Para eso el entrenador usó casi que el mismo equipo con el que una semana atrás venció a Alianza Petrolera, salvo la ausencia de Helibelton Palacios por lesión.

Iba a ser un partido de golpe por golpe. Así se planteó pero no se dio. El Cali tuvo 12 minutos iniciales para el olvido. A los seis recibió un golazo de Édinson Toloza con un remate de fuera del área, y seis después perdió a Andrés Pérez por expulsión tras una fortísima infracción sobre Guillermo Celis.

Ahí cambió todo. La idea inicial fue modificada. Yepes se vio obligado a hacer una sustitución. Quiso replantear el juego con la llegada de Kevin Balanta al partido en lugar de Andrés Roa. La prioridad pasó a ser mantener la solidez defensiva y apostarle al contragolpe para intentar hacer daño.

Lo primero se logró. El Cali volvió a ser fuerte atrás. Le costó hacer daño pero tampoco permitió que se lo hicieran. Solo tuvo un descuido y lo pagó. Se dio sobre el final del primer tiempo cuando Junior lo desarmó con una jugada rápida a tres toques en la que Toloza quedó en el área con balón dominado, habilitando a Léiner Escalante, quien definió debajo del arco.

En esa jugada el local perdió al autor del gol por expulsión. Celebró desmedidamente y con gestos hacia la tribuna, ganándose la roja. Esa, quizás, fue la única buena noticia que recibió el Cali en el primer tiempo, ya que jugaría el complemento otra vez en igualdad de condiciones, al menos en lo numérico.

Deportivo Cali quiso aprovechar eso. Salió con la misma disposición a jugar ese último tramo del partido. Tuvo posesión de balón y algo de manejo de territorio, pero no golpeó. Estuvo distante de eso. Junior pareció controlarlo con su juego pasivo, basado en la ventaja de dos goles. No pasaba mucho. Solo corría el tiempo con el juego planteado de tal manera, así que a 20 del final Yepes volvió a meterse en el juego con otro cambio. Ahora salió Hárold Preciado y en su lugar ingresó Hárrinson Mojica.

Tampoco sirvió. El Cali se vio superado en la segunda etapa. Las mejores opciones fueron del local. Hubo un par de remates de Yonny González y Guillermo Celis que exigieron sendas atajadas de Ernesto Hernández por las cuales no se amplió la ventaja. No hubo mayores chances de acortarlas. Los acercamientos del Cali fueron escasos y carentes de peligro, así que por eso terminó el juego terminó en derrota verdiblanca.

 

Guillermo Puerto Ramírez
Periodista – Futbolete
Twitter: @guillermopuerto