¡Ganó el campeón! Se impuso en cancha ajena pese a jugar con un hombre menos durante más de media hora (expulsión de Lozano). Venció a Cortuluá por 1-2 con doblete de Mateo Casierra para llegar a 20 puntos.

Tres partidos al hilo sin ganar achicaron el margen de error para el campeón. El resultado en Tuluá sería vital para sus aspiraciones en la Liga. Por eso, fiel a lo que mejor hizo cuando jugó de visitante, el DT optó por una línea de 3 en la mitad de campo, dejando otros 3 hombres en funciones de ataque.

Así desactivó al local. Le cedió el balón pero le cerró los espacios. No dejó que le hicieran daño en jugadas colectivas. En lo único que sufrió fue en un tiro libre de Miguel Medina que terminó complicando a Ernesto Hernández por un extraño que hizo el balón en el camino.

Todo lo demás en acciones ofensivas fue verdiblanco. El Cali en el primer tiempo tuvo múltiples llegadas al arco defendido por Pablo Mina. A los 7 minutos ya había llevado peligro con un saque largo del arquero y una desatinada definición de Hárold Preciado.

Más adelante pudo marcar con un remate de media distancia de Kevin Balanta que terminó con la pelota estrellándose en el palo o con uno similar de Juan David Cabezas tras un tiro libre cobrado en corto por Nicolás Benedetti que tuvo el mismo destino.

De todas las que tuvo, solo metió una. Fue la de los 31 minutos en pelota quieta. Ahora fue un tiro de esquina cobrado también por Benedetti. El balón le llegó perfecto a Mateo Casierra, quien se deshizo de la marca de Jaime Córdoba y remató a placer con un soberbio testazo.

Para el segundo tiempo Cortuluá cambió. Contó con el ingreso de Daniel Buitrago y entonces el Cali pasó a pagar lo que desperdició. Este jugador se paró en la mitad del campo. Navegó entre líneas y ahí complicó. Tanto que con 8 minutos en cancha hizo un pase al vacío que derivó en el empate logrado por Cristian Borja, ante el reclamo del Cuerpo Técnico caleño, que consideró la existencia de un fuera de lugar en la jugada.

El 1-1 le cayó muy bien al local. Fue por más. Se dio cuenta de tener cómo pasar a ganar. Lo intentó. Se adelantó en la cancha. Hizo participar más del juego a Carlos Ibargüen. Eso fue clave. El delantero salió de la referencia y causó daño. Provocó la expulsión de John Lozano a los 63 minutos. Una falta en la mitad de la cancha hizo que el Cali se quedara con un hombre menos.

Eso, curiosamente, le vino bien al Cali. “Pecoso” Castro corrigió con un par de cambios. Entraron Cristian Nasuti y Juan Carlos Guazá. Con ellos se recuperó el orden defensivo y se aprovechó que los locales estaban lanzados en ataque para sorprender. Un largo pelotazo terminó en los pies de Casierra, que se juntó con Preciado, creando una rápida jugada que él mismo definió magistralmente para adelantar nuevamente al Cali.

Quedaban 13 minutos. Había que mantenerse. Eso hizo el equipo. Se las arregló para hacerlo pese a estar en desventaja numérica. Hizo lo necesario para dejar correr el tiempo y asegurarse el triunfo con el cual llegó a 20 puntos. Parcialmente está dentro de los 8 nuevamente.

 

Crédito de Foto: www.deportivocali.co

Guillermo Puerto Ramírez
Periodista – Futbolete
Twitter: @guillermopuerto