Deportivo Cali cedió un empate en Palmaseca contra Jaguares. Empezó perdiendo, lo empató con un penalti y no pudo pasar de ahí, ¡pese a jugar 30 minutos contra 10 hombres! Al visitante le expulsaron a Ramón Córdoba.

Y es que el equipo local mostró en el primer tiempo el mejor rendimiento ofensivo de la era de Héctor Cárdenas. Además de volumen, el equipo creaba opciones dentro del área, aunque las desperdiciaba todas.

Tan solo en el primer cuarto de hora, Jefferson Duque estuvo cerca de definirlo en más de una ocasión; llegaba a tiempo y ejecutaba con claridad, pero erraba por imprecisión. La primera fue tan solo a los 3 minutos con un centro desde la derecha que se le pasaba a toda la defensa, y un minuto después volvió a tenerla pero la desperdició en un mano a mano en que lo dejó Nicolás Benedetti.

Fue éste último el que comenzó a desplegar todo su fútbol en busca del gol de la ventaja. El caleño aparecía en todas partes, era socio de todos y arrancaba con espacio desde el medio llevando el balón. Fue él el responsable de que Duque tuviera opciones constantemente sobre el arco de Wilder Mosquera, que se vistió de antihéroe para postergarle su noveno grito de gol en la Liga Águila 2017-1.

Jaguares tuvo un lapso de unos 10 de dominio en los que le quitó el balón al verde y se lanzó al asedio de la mano de Cristian Restrepo, pero se estrelló entre otros con un Camilo Vargas muy seguro, que incluso le cerró la oportunidad de gol sobre los 20 en un mano a mano muy claro.

Cuando el control volvió al local, Duque volvió a ganar posición y quedar cerca de definir pero se le fue apenas por encima, justo antes de que Mosquera volviera a negarle el gol. El portero del equipo cordobés solo falló en una a los 37, saliendo en falso y dejando el rebote en los pies de Benedetti, que en su afán por embocarla la estrelló en uno de los verticales.

Otro que se convertía en figura era Luis Manuel Orejuela, que fue el responsable de nutrir de pases al goleador desde la banda derecha, si no eran Andrés Felipe Roa o Benedetti los que movían el juego.

Sin embargo, Jaguares finalmente terminó cobrándole al local su falta de precisión a los 10 minutos del complemento. Un pase sutil de Fabio Castillo a la espalda de la defensa le cayó a César Carrillo, que sin dejarla caer venció a Vargas de volea para poner el 0-1.

Afortunadamente, cinco minutos después el árbitro Jorge Guzmán decretó falta en el área cuando agarraron de la manga de la camiseta a Germán Mera y Jefferson Duque convirtió el tiro penal sin problema.

El partido parecía complicársele al visitante porque tres minutos después, Ramón Córdoba recibió la segunda amonestación y dejó a su equipo con uno menos. El técnico Hubert Bodhert tuvo que mover el banco para componer, pero aún así sus dirigidos seguían teniendo panorama dentro del campo para hacer daño, más allá de que el Cali siguió llegando y desperdiciando en forma, como en el primer tiempo.

Aún así, el equipo de Montería se las arregló para mantener la solidez e incluso hacer ver al cuadro caleño desesperado, nublando la buena imagen que había presentado en las primeras de cambio.

A poco menos de quince minutos, Cárdenas retiró del campo a Benedetti, y el partido quedó a la deriva del ida y vuelta. Cali podía conseguir la victoria o correr peligro de ceder atrás por la capacidad de su rival de contraatacar con criterio.

Para completar, Miguel Murillo terminó salvándose de una tarjeta roja clara cuando barrió la pierna de un rival a falta de los minutos de reposición. El equipo no terminó viéndose del todo bien, en contraste con su buen comienzo del partido, y el resultado fue finalmente un empate que sabe a poco.

El Cali recibirá a Alianza Petrolera en una semana, buscando no ceder de nuevo como local a falta de solo tres fechas para el final. Por ahora sigue en puestos de vanguardia, pero sigue complicado para acertar las tantas opciones que crea.