Por DaleRojo.Net / Deportivo Independiente Medellín regresó de vacaciones hace 16 días y la única incorporación confirmada es Adrián Arregui. El último equipo del volante de recuperación fue el Club Atlético San Martín y no le costó mucho dinero al máximo accionista del Rojo, José Raúl Giraldo (así es como le gustan a él).

El Poderoso logró un acuerdo económico con Andrés Cadavid, mas no con el Club Atlético Colón. Pese a que el defensor antioqueño presentó exámenes médicos el sábado en el DIM, la negociación con el elenco argentino estaría en stand by. ¿La razón? Al Sabalero no le habría llamado la atención la oferta (seguramente ridícula) que hizo Medellín por el préstamo del excapitán de Millonarios.

La situación con el héroe de la sexta estrella, Christian Marrugo, es idéntica: el mediocampista cartagenero aceptó el salario que le ofreció el Rojo, pero todavía falta la autorización del Puebla, de México, para poder cerrar la contratación (aún no hay nada).

Semanas atrás, al Poderoso le quedó grande fichar a Yohandry Orozco, Carlos Darwin Quintero, Guillermo Celis y Jarlan Barrera. ¿Sucederá igual con Christian Marrugo y Andrés Cadavid? Tal parece que sí, ya que el mismo personaje que prometió tres o cuatro refuerzos de categoría, el presidente del DIM, insinuó esta mañana que ellos dos pasaron a ser segunda opción, claro, por los ‘altos precios’ (¿qué será peor para la afición del Medellín: el silencio sepulcral u oír las frías declaraciones del señor Michael Gil Gómez?).

Debido a la pésima gestión del gerente de planeación y desarrollo deportivo Felipe Trujillo (fan número uno de Atlético Nacional), al Rojo le tocó disputar los torneos oficiales del 2019–1 con Luis Tipton, William Arboleda, Julián Figueroa, Carlos Sinisterra, William Palacios, entre otros futbolistas del montón que no tenían en dónde ‘escampar’, lo que concluyó con el papelón en la Copa Libertadores y la no clasificación a los cuadrangulares de la Liga Águila (aquí también influyó la tacañería del dueño del Poderoso).

Don Raúl Giraldo, Michael Gil Gómez y Felipe Trujillo, la paciencia con ustedes llegó al límite… ¡La hinchada del DIM no soportará ni una sola vergüenza en el próximo semestre! ¡No más jugadores baratos y sin jerarquía en el Medellín!