Medellín protestó por la poca seriedad de la Dimayor

Michael Gil Gómez, presidente de Deportivo Independiente Medellín

La Dimayor modificó la programación de los dos partidos de la final de la Liga Águila 2018-II y a Deportivo Independiente Medellín no le pareció ecuánime esa determinación.

La organización del torneo citó a votación y Junior FC recibió la ayuda que pidió: el Tiburón quería postergar varios días la definición del título y su propuesta contó con la aprobación de la mayoría de los 36 equipos profesionales del balompié del país (27 respondieron con un ‘sí’ y solo 7 se pusieron de lado del Rojo).

Lea también: La Dimayor le tendió la mano al Junior, pero le dio la espalda al Medellín

El Poderoso estará ‘parado’ durante dos semanas y perderá ritmo de competencia, mientras que el Rojiblanco seguirá acumulando minutos de juego, ya que disputará la última instancia de la Copa Sudamericana 2018 frente a Atlético Paranaense.

DIM lamentó la “falta de institucionalidad y cumplimiento de los compromisos acordados” de dicha entidad, que no respetó el “acuerdo serio de no aplazamiento”. En su cuenta oficial de Twitter, Medellín protestó “la decisión de la reunión extraordinaria” de la División Mayor del fútbol colombiano: “La compañía no considera justas ni adecuadas las medidas que adoptaron los asambleístas, porque causan un claro detrimento para nuestra institución e hinchada”.

Así fueron las críticas del DIM a la Dimayor por su colaboración a Junior FC: