Por DaleRojo.Net / A causa de una supuesta simulación, Andrés Ricaurte deberá cumplir con una suspensión de dos semanas en la Liga Águila 2019–1. El volante no podrá disputar el clásico antioqueño edición 299 entre Deportivo Independiente Medellín y Atlético Nacional. ¡La notificación le llegó a menos de 20 horas del compromiso de la décima fecha! Una vergüenza…

Y el zurdo no solo quedó inhabilitado para el derbi paisa de este sábado a las 3:15 p.m., además recibió una increíble sanción económica: ¡Tendrá que pagarle casi 50 millones de pesos a la organización que lidera el expolítico Jorge Enrique Vélez!

¿Por qué razón cayó sobre él todo el peso de la ley? Según el Comité Disciplinario de la Dimayor, Andrés “contribuyó” a que el árbitro del partido del domingo ante Independiente Santa Fe tomara una “decisión incorrecta”.

Artículos relacionados:

*¿Qué equipo mandaba en el corazón de Mauricio Molina cuando él era niño?

*El último cupo en el DIM sería para Julián Figueroa

*Cristian Echavarría llegó a reforzar la línea ofensiva del Medellín

¿Cómo influyó el mediocampista en la “equivocación” a la cual hace referencia esa comisión? José Moya cargó por detrás y derribó a Ricaurte en el área del Cardenal, acción que el juez central Edwin Trujillo interpretó como pena máxima, pero que días después pasó a ser una determinación errónea y que extrañamente ameritaba un castigo drástico, no para el que la pitó, sino para la víctima. Aunque el defensor sí lo tocó, lo desestabilizó y provocó su tropezón, el réferi casanareño aseguró que el jugador del Rojo fingió la infracción y lo engañó a propósito (¿por presión de quién cambió de opinión?).

Dicho penalti, Germán Cano lo transformó en la anotación con la que el DIM derrotó 1–0 al León en el estadio Atanasio Girardot.

Así informó el Comité Disciplinario de la Dimayor del ridículo e insólito final que tuvo la investigación a Andrés Ricaurte: