¿Cómo retomar la rutina después de una lesión?

0
130

El running tiene muchos beneficios para tu salud, pero este deporte también tiene su lado negativo: Las lesiones. Algunos movimientos o malos hábitos nos pueden jugar una mala pasada; pero es importante armarse de paciencia y recuperarse bien antes de retomar el entrenamiento.

Por eso, recopilamos cuatro tips que te ayudarán a retomar tu rutina después de una lesión.

Encuentra el momento adecuado

Apuesta siempre por los plazos largos: tu salud y tu rendimiento te lo agradecerán. ¡No te arriesgues! Empezar demasiado pronto puede ser contraproducente a tu recuperación. Además, recuerda que los períodos de espera dependerán de la gravedad de la lesión.

Confía en los expertos: escucha a tu médico y sigue sus recomendaciones

Fíjate un plan a largo plazo

Cuando ya tengas el alta médica, sigue un plan de entrenamiento.

Déjate guiar por un  equipo interdisciplinario de expertos: un doctor, un fisioterapeuta, un nutricionista o incluso un entrenador pueden tener distintos puntos de vista y es recomendable que sigas las pautas que te indican en conjunto para ir por el buen camino.

Lee también: La lesión más tabú en el running: la del suelo pélvico

¡Ten paciencia!

¿Has decidido empezar de nuevo con el running? ¡Genial! Pero no lo hagas con prisa.

Es muy importante que vayas aumentando el nivel de intensidad muy poco a poco para evitar las recaídas. Fíjate distintos objetivos en el plan de entrenamiento y vete adaptándolos. No olvides entrenar  “el músculo de la paciencia”, pues será un factor clave si tienes por delante un largo plazo de recuperación.

Aprende de las lesiones

Algunas de las lesiones tienen que ver con fallas de postura o falta de entrenamiento.

Durante el proceso de recuperación, los entrenamientos funcionales pueden ayudarte a trabajar el cuerpo de manera más específica y puedes aprender mucho de tus lesiones. Considera cada dolor una señal de alerta e investiga qué es lo que causa esa molestia.

Tómate el proceso de recuperación como algo positivo, al fin y al cabo estas fases ayudan a volver con más fuerza que nunca.