¿Cómo perder el miedo a correr? Te tenemos la solución

0
81

Iniciar en una disciplina deportiva como el running puede ser, en principio, algo temerario. Realmente se necesita tener pasión para salir a correr y muchas ganas, aunque éstas no sean suficientes para hacerlo.

A veces, en nuestra cabeza, rondan ciertas ideas que detienen ese impulso de salir a practicar algún deporte, en especial el running, y por ello es necesario aplicar tres trucos esenciales que puedes tener en cuenta para perder este miedo.

Lo primero es pensar siempre positivo. Los nuevos corredores deben tener en la cabeza la idea de que sí se puede, de que todo es posible. Cuando se presente el cansancio en medio de un entrenamiento y los músculos no responden, probablemente por la poca oxigenación, lo único que puede pasar por la cabeza es pensar en que falta poco para terminar el entrenamiento, y si estás entrenando para competir, pensar en que este entrenamiento será muy útil porque falta poco para aquella competencia.

Otro consejo está relacionado con la motivación y no con la obligación. Esto significa que si sales a correr o realizar cualquier deporte es porque realmente te motiva y no porque alguien o algo te está obligando.

Cuando decidas ponerte la ropa deportiva, tu motivación debe ser sentirte siempre mejor, puedes hacerlo pensando en que es un reto personal, algo que quieres hacer por ti misma, algo que quieres cumplir, ya que puede ser que te hayas propuesto algunos objetivos al iniciar el año entre ellos realizar ejercicio, pero lo más importante es recordar que deseas disfrutar del entrenamiento y que debes disfrutar de correr.

El último consejo está relacionado con empezar de menos a más. No tienes que empezar corriendo una maratón o realizando kilometrajes bastante largos para terminar cansada y no querer volverlo a hacer. No debes preocuparte si vas más lento que los demás, ya que poco a poco irás adquiriendo un ritmo propio y también las herramientas necesarias para salir a correr.

No tienes que igualarte a los demás, ya que estás iniciando, puedes ir despacio, con paciencia y a tu ritmo. Esto te hará perder el miedo a correr.