Alimentación: ¿Cuál es la comida más importante de un corredor?

0
47

Sin los alimentos y la comida, ningún ser humano podría tener energía, estar fuerte y obtener ciertos minerales y vitaminas necesarios para que el organismo responda acertadamente al hacer ejercicio o al realizar las actividades del diario vivir.

Así, el desayuno, por ejemplo, es una de las comidas más importantes del día ya que durante las horas del sueño, el cuerpo continúa consumiendo nutrientes y al despertar, necesita reemplazarlos.

El desayuno es importante pero no es la comida principal de un corredor. La constancia en los entrenamientos es clave para salir a correr diariamente, por lo que lograr una recuperación después de una sesión de entrenamiento es importante si se quieren obtener buenos resultados.

Entonces, ¿cuál es la comida más importante de un corredor?

La respuesta es la comida después del entrenamiento.

Antes de iniciar el entrenamiento se necesitan consumir hidratos de carbono para proveer al organismo de energía.

Durante el entrenamiento, el glucógeno, que es la principal forma de almacenamiento de carbohidratos en el organismo, se convierte en glucosa que funciona como combustible para los músculos.

El problema en este sistema radica en que el organismo solo almacena cantidades limitadas de glucógeno, que alcanzan para aproximadamente 90 minutos de ejercicio y pueden tardar hasta 24 horas en llenarse completamente estos depósitos.

Así, la forma de incorporarlos nuevamente es con la comida post entrenamiento a través de alimentos líquidos y sólidos, siendo esta la comida más importante de un corredor.

Durante los primeros 60 minutos del entrenamiento, se presenta un periodo conocido como “la ventana”, donde los músculos tienen la habilidad de convertir, hasta 3 veces más rápido, los hidratos de carbono en glucógeno. Ingerirlos después del entreno harán una gran diferencia en la recuperación.

Para evitar que esa “ventana” se cierre es importante consumir una fruta, una proteína, alguna bebida deportiva o un batido inmediatamente después de entrenar.

No permitas que actividades como ducharte o estirar, dañen la comida más importante del corredor.