Si eres de aquellos que tienen perro, que les gusta que lo acompañe a todo lado y además eres runner, esta nota te puede interesar.

El perro no debería ser una carga cuando quieres salir a correr, con unos simples trucos podrás llevarlo a tus entrenamientos, disfrutar de su compañía y compartirle esa pasión que tienes en tu vida.

Corre.co te presenta 5 consejos que te guiarán para cuando finalmente decidas que tu amigo canino salga contigo a practicar running:

Corre con correa

1

Nunca dejes la correa en la casa. Esta es de vital importancia para controlar a tu perro y además mantenerlo siempre cerca a ti. La opción más recomendada es aquella con la cual tus manos quedan libres, ya que esta además de ser resistente, favorece tu actividad deportiva.

No corras en asfalto

4

El perro tiene una desventaja en comparación tuya y es que él no lleva tenis. Por esto, es ideal correr sobre pasto o tierra, donde el perro podrá correr tranquilamente sin llegar a lastimarse.

Lleva agua

3

La hidratación es importante tanto para ti como para el perro. Sería conveniente llevar agua para las dos, así ambos recuperarán los líquidos perdidos por el sudor y estarán listos para continuar.

No corras largas distancias

2

Aunque para el perro es más difícil mantener la concentración mientras corren, es importante acostumbrarlo a correr largas distancias gradualmente; así, el perro no se cansará ni en su primera salida, ni en las otras que pueda llegar a tener contigo. Es fundamental ir a un ritmo en el que el perro se sienta cómodo y pueda recorrer todo el camino.

Carga incentivos

5

Los incentivos pueden ser de gran ayuda para el perro, no sólo recompensándolo por correr contigo, sino porque así entenderá que el deporte es bueno. Alimentos como galletas, pueden ayudarte para motivarlo a que corra y a que siga tus instrucciones durante el entrenamiento.