Clasificación de Chile, al compás del ‘Mago’ Valdivia

Con una exhibición del ’10’, Chile logró su paso a la Semifinal de la Copa América tras vencer a Uruguay con anotación de Mauricio Isla. El equipo ‘Charrúa’ fue fiel a su espíritu de lucha pero no pudo contener el talento de Valdivia y no pudo reaccionar tras el gol de la Roja.

Chile y Uruguay disputaron un partido de Cuartos de final a la altura de la expectativa en el estadio Nacional de Santiago. Un choque marcado de estilos: el fútbol ofensivo, de toque, velocidad y desmarque del equipo de Sampaoli, ante una propuesta de fútbol físico y táctico defensivo del combinado ‘Charrúa’ al comando de Óscar Washington Tabárez.

Uruguay intentó ser el protagonista del partido en los primeros cinco minutos, cuando adelantó sus líneas y le apuntó a lograr sus primeros embates ofensivos y controlar el juego en el campo contrario. Buscó sus opciones a partir de las acciones de pelota quieta, en busca de aprovechar la altura de sus futbolistas, en contraste con la baja estatura de los defensores chilenos.

Ese control inicial de la Selección celeste se fue diluyendo al mismo tiempo que Chile fue encontrando su fútbol. Al compás de la inteligencia de Jorge Valdivia, la Roja se adueñó de la pelota y atacó de manera progresiva al equipo uruguayo que, de todas formas, supo evitar que los intentos colectivos, de fútbol de toque, despliegue y ataque a los espacios del onceno austral.

Chile encontró su primera opción de cara al arco al minuto siete de partido, cuando un pase entrelíneas de Valdivia halló la subida de Mauricio Islas, quien centró a la llegada de Eduardo Vargas, que remató apenas desviado. A esa altura, el equipo de Sampaoli mantenía el control geográfico y la posesión de la pelota, ante una Uruguay que por apuesta propia, pero también como consecuencia de las virtudes del rival, se replegó y esperó

El combinado ‘Charrúa’ hizo gala de su talante histórico. Siguió con fidelidad el mismo libreto que planeó en el clásico frente Argentina. Aguantó en su zona defensiva, con dos líneas de marca y en ataque le apuntó a intentos aislados, a jugadas de pelota quieta, a rebotes y a contraataques ante una defensa austral adelantada. La velocidad de Diego Rolan y Edinson Cavani fue la mayor arma ofensiva de los ‘charrúas’.

Pero el onceno de Tabárez pareció no encontrar el antídoto para contener la inteligencia de Valdivia, la manija de la Roja. El ‘Mago’ dio una exhibición de fútbol: entregó siempre bien la pelota, encontró pases donde nadie más los intuía y controló los ataques de Chile a su antojo.

A ritmo del ‘Mago’, el equipo austral volvió a acercarse al minuto 25. Esta vez, la jugada la inició Arturo Vidal desde el costado y buscó un pase al centro para Valdivia, que amagó y dejó pasar la pelota, en un habilitación silenciosa, para que llegara Charles Aranguiz a zona de remate. El zurdazo débil del volante austral evitó que una acción a pura estética terminara en el primer gol de Chile.

Uruguay reaccionó de forma tenue con contraataques atropellados, pero así y todo tuvo la opción de anotar gracias a un derechazo de Carlos Sánchez, que empalmó con el borde externo y pasó muy cerca del arco defendido por Claudio Bravo.

En el segundo tiempo, la dinámica del partido no cambió, pero Chile tuvo un bajón en la intensidad de los ataques y perdió claridad, mientras el juego fue entrando en la lógica que imponía Uruguay: la de la garra, la de lo intangible, la de ser más que toda adversidad.

Edinson Cavani salió expulsado tras recibir una segunda de amonestación por agredir a Gonzalo Jara. Pero el hombre de menos, en lugar de aplacar a los uruguayos, les dio un ímpetu extra. La expresión de Diego Godín diciendo “ahora lo ganamos” recoge el espíritu combativo propio del talante del fútbol ‘Charrúa’.

En Chile, las individualidades se fueron opacando y como consecuencia lógica el trabajo colectivo perdió fuerza. Alexis Sánchez no halló claridad en su juego y atropelló en el área. De hecho, Uruguay tuvo las oportunidades más claras de la etapa complementaria: la primera luego de un entrevero en el área que Diego Rolan no supo definir. La otra a través de Carlos Sánchez, deja vú de la acción del primer tiempo, en la que empalmó un tremendo derechazo con rosca que rozó el vertical.

Sin embargo, hubo un problema que jamás pudo solucionar Uruguay que después le pasaría factura: un lío incontenible llamado Jorge Valdivia. El ‘Mago’ tuvo injerencia en los últimos diez minutos del partido y allí apareció el gol chileno ansiado por todo el Monumental.

En el minuto 81, el ‘Mago’ comenzó la jugada con un pase al costado, que terminó en centro de Eugenio Mena y el posterior rechazo de la defensa uruguaya le quedó a Valdivia, que pudo rematar, pero en un pase sencillo pero definitivo, vio libre a Mauricio Isla, que disparó y venció a Fernando Muslera.

Un partido de colección por el duelo de estilos que tuvo su punto de ruptura en el ‘Mago’ Valdivia. Chile logró su clasificación a la Semifinal del certamen, mientras que a Uruguay no le bastó la garra. Esta vez no pudo ser. Ahora, el conjunto austral espera al vencedor de la llave entre Bolivia y Perú.