El jugador croata vive un momento brillante. Además de ser figura indiscutible en el Real Madrid y la Selección de su país, Luka se hizo acreedor del Premio The Best 2018.

Modric es sinónimo de calidad. Su visión de juego es un talento innato, que lo hace destacarse entre los demás. En el cuadro Merengue es pieza fundamental del equipo. Es el socio de todos.

El croata es todo un luchador. A pesar de haber pasado por dolorosos episodios en su vida, nunca ha dejado de ser una persona serena y carismática. De igual manera, es un profesional a carta cabal. Se exige al máximo y eso se ve reflejado en la cosecha de sus títulos personales.

Para conocer más sobre su vida, descubre en las imágenes detalles curiosos de su carrera profesional e intimidad familia.