¿Quieren saber si son buenos apostadores? El yield es la respuesta

Si ya están inmersos en las apuestas deportivas, o recién inician, igual les servirá esta información. Si lo que nos preocupa es saber cómo estamos manejando el dinero que tenemos depositado en las casas de apuestas, cómo rinde e ir pensando en una estrategia para sacar ganancias, el yield es clave.

Una definición muy técnica del yield es el porcentaje que mide los beneficios obtenidos en función del dinero apostado. Las personas que siguen a pronosticadores o tipster se fijan mucho en esto. Es lo primero que miran. Sin embargo, también existen aficionados (varios) que se guían por la cantidad de unidades ganadas.

+ Qué son las unidades en las apuestas deportivas

Existe una fórmula para calcular el yield, en la cual entran en consideración la cantidad total que se apuesta y lo que se conoce como beneficio neto. Esto último no es otra cosa distinta a las ganancias que dejan una apuesta. Por ejemplo, apostamos $10.000 a una cuota de 1,96 y ganamos. En consecuencia, el beneficio neto son $9.600.

Ahora sí, vamos con la fórmula para obtener el yield:

(Beneficios netos / cantidad total apostada) x 100

Para ponerlo en práctica, vamos con un ejemplo. Supongamos que apostamos $20.000 a una cuota de 1,75 y ganamos. El beneficio neto fueron $15.000 pesos. El yield se calcula así:

($15.000 / $20.000) x 100 = 75%

Si esa apuesta se hubiese fallado, perderíamos $20.000 y de esta forma el yield sería:

(-$20.000/$20.000) x 100 = -100%

Entre mayor sea la cuota que apostemos, el yield sube en caso de acertar. Prácticamente se dispara. Pero sabemos que no es sencillo acertar apuestas con cuotas elevadas. Noten que aquí hay un indicativo para comprender por qué este concepto en realidad mide qué tan bueno somos apostando. Entre más apuestas se hagan el yield bajará porque se arriesga más dinero.

Ahora bien, bajo lo aprendido atrás con el yield y su cálculo, quién creen que es mejor apostador: ¿Una persona que con un depósito de $20.000 llegó a $200.000 o alguien que con $1’000.000 ganó $900.000?

Si solo nos enfocamos en las ganancias es normal suponer que el segundo apostador es mejor porque hay más dinero. Sin embargo, la primera persona seguramente hizo más apuestas y su yield es más elevado, mientras que en el segundo caso, teniendo más dinero, lógicamente con pocas apuestas llegó a ese resultado final.

¿Cuándo es bueno o malo el yield?

Esto se determina en función de la cantidad de apuestas que se hagan. Mantener un yield de 30% es complicado, realmente difícil si se juzga en el largo plazo, haciendo varias apuestas. Los apostadores más expertos y aquellos que también, además de la experiencia comparten sus pronósticos (tipster), son personas con más de 500 jugadas, incluso hasta 1.000 apuestas. La experiencia se gana con el tiempo y jugando mucho.

Bajo esta última perspectiva, un buen yield en alguien que lleve un tiempo largo apostando debe oscilar entre el 5% y 10% o más.

Para un apostador que recién comienza, tener familiaridad con los términos y ponerlos en práctica es el camino más indicado para sacarle provecho a las apuestas deportivas. Jugar con tranquilidad, responsabilidad y no desperdiciar todo el dinero en pocas jugadas.

Bonos gratis

Artículos relacionados