Drive to Survive: La serie de F1 de Netflix que se cae a pedazos

El buen impacto que había generado la F1 con sus tres primeras temporadas era muy bueno, lastimosamente, Drive to Survive, de Netflix, se cayó a pedazos con su cuarto año.

+ F1: ¿Quién es el favorito para el Gran Premio de Bahrein? Esto dicen las apuestas

+ F1: Empieza la lucha: Max Verstappen “ No se si es legal (el coche de Mercedes), pero no tiene buena pinta”

Uno de los grandes atractivos de la Drive to Survive, era ver la vivencia de los pilotos, de los protagonistas verdaderos de la F1, pero lejos de ello, en esta serie-documental, vimos el retrato de dos enemigos claros, Nikita Mazepin, el primero (con franco protagonismo), Max Verstappen el segundo (quien se negó a participar y se le vendió como el villano de la película), el duelo entre Horner y Wolff y la clara falta de narrativa, de un hilo conductor, como si fuese una promoción de 10 capítulos de la siguiente temporada.

Y es que habían varias narrativas, no solo la lucha entre Redbull y Mercedes, sino el retiro de una de las leyendas, Kimi Raikkonen, la vuelta de Fernando Alonso y su magistral desempeño en Hungría, el poco protagonismo de los sucesos de diferentes carreras que no vimos en pantalla ¡Un resumen largo de lo que ya vimos, sin ser épico, solo decepcionante!

De igual formo, el único momento emotivo de Drive to Survive, fue el capítulo de Daniel Riccardo, y la rivalidad sufrida con Lando Norris, pero luego de ello, solo le dieron un poco el “detrás” de cámaras a Yuki Tsunoda, personaje simpático de la F1 (lejísimos de ser el protagonista), y el adiós a la legendaria Williams, que incluso, fue tratada desde los pelos.

Sin duda alguna, si quieres ver algo diferente de lo que ya se vio de la anterior temporada, de la F1, en Drive to Survive, no lo podrás encontrar. 

Drive to Survive lo tenía ahí, poseía acceso a la mejor temporada de la F1, pero fue un desastre total.

Bonos gratis

Artículos relacionados