Consejos para contrarrestar las pérdidas de dinero en las apuestas

Cuando las apuestas deportivas se ven como un juego, es más fácil caer en el error. Pero si se revierte esa posición, asumiéndolas como una inversión, la situación cambia. Pensar estratégicamente y a largo plazo es una de las claves para evitar las pérdidas de dinero.

El dinero que se deposita en una casa de apuestas: ¿Cuánto les dura? Lo más normal, ya que es una estadística muy fuerte en este negocio, indica que tarde o temprano se reportan pérdidas. Hay que convivir con el error y eso solo se logra en la medida en que se aprenda a hacer una correcta gestión del capital.

Los apostadores deben situarse en el rol de inversionistas, partiendo de la base que con un capital corto, las ganancias no llegarán a borbotones. Además, analizar cada apuesta y perfilar estrategias que en un determinado plazo les reporten beneficios. Porque si se espera ganar de la noche a la mañana, entonces significa que se asumen las apuestas deportivas como un juego.

Gestionar el capital significa, en primer lugar, disponer de un dinero que estemos dispuestos a perder y que no esté contemplado como realmente necesario, del presupuesto básico en nuestras cuentas. A partir de allí, todo va tomando sentido porque el siguiente paso es fijar un porcentaje básico para usar en las apuestas. No jugar al “todo o nada” porque por allí se está más cerca de perder el dinero, que de comenzar a moverlo en forma inteligente, minimizando el impacto de las derrotas.

Intenten apostar solo con el 3% de lo que tienen depositado, esto para aquellas personas que empiezan en las apuestas deportivas. No vale la pena arriesgar más porque al no tener la experiencia suficiente existe más riesgo de perder.

Si bien es un porcentaje mínimo, con el paso del tiempo (unos 2 o 3 meses) notarán que no tuvieron que depositar más y por el contrario hay caminos detectados para comenzar a ver ganancias. Hay que erradicar esa idea de creer que con $10.000 pesos se pueden hacer millonarios. Hay destinar un dinero importante en las apuestas; es decir, invertir, para pensar en ganancias proporcionales en un determinado periodo de tiempo.

Este consejo exige máxima disciplina y control. Es muy fácil dejarse seducir por la idea de ganar más, arriesgando mucho dinero. Si no tienen la calma suficiente para aprender a gestionar el dinero es mejor replantearse su situación en las apuestas porque las pérdidas de dinero serán enormes y tendrán riesgos mayores.

Por otra parte, además del hecho de considerar un porcentaje de dinero, las apuestas sobre las cuales deberían moverse en cuanto a las cuotas deberían ser por el orden de los 1,60, máximo. Más allá de ese valor es complicado acertar, a menos que se tenga identificada una estrategia, que también lleva su tiempo.

En síntesis, la clave para aprender a controlar las pérdidas se basa en una gestión de capital, que consiste en invertir un dinero (el que consideramos permitido perder o arriesgar), usando el 3% de lo que se tenga y con apuestas cuyas cuotas no rebasen los 1,6. Podrán pensar que es poco, pero solo por ese camino tendrán consistencia en las apuestas y aprenderán, ya que este mundo exige bastante aprendizaje para dejar de verlo como un juego, sino como oportunidad de inversión.