Tuvieron que pasar 21 juegos por el Torneo Águila, desde su llegada al club el año anterior, para que Amílcar Henríquez anotara su primera anotación con la camiseta del América de Cali.

El volante de marca panameño marcó el gol más lindo de los cuatro conseguidos contra el Atlético FC en el estadio Pascual Guerrero. Un taponazo de media distancia, sin resistencia, inatajable, premio para un futbolista que poco a poco encuentra su mejor nivel en este semestre.

Si bien su misión principal no es anotar, Amílcar demuestra que en este tipo de acciones, aprovechando rebotes o espacios que le queden con la mira puesta en el arco contrario, América tiene una buena posibilidad en sus armas ofensivas. La media distancia también resuelve y el panameño demostró que con él hay garantías en ese aspecto.

Amílcar completó seis partidos en el presente semestre, todos como titular, y en el segundo semestre del año pasado completó 15 (11 de arranque). Solo hasta ahora se dio el privilegio de registrar para su hoja de vida el primer tanto oficial con la camiseta americana.

La última vez que Henríquez marcó un gol en el fútbol colombiano, bien sea en la A o la B, ocurrió cuando prestaba sus servicios para el Independiente Medellín el 6 de abril del año 2014, en el empate a un gol contra el Deportes Tolima disputado en el estadio Manuel Murillo Toro de Ibagué.