29 octubre 2017 - Por: Jeison

Noche de jerarquía


Con goles de Maxi Núñez y Ayron del Valle, Millos se llevó los tres puntos del estadio Pascual Guerrero. Ascenso al cuarto de lugar de la tabla y a un paso de asegurar la clasificación a Cuartos de Final.

Este fue un partido de jerarquía. Todo le salió a Millos, desde anotar pronto hasta sostener la ventaja. Así mismo, castigar al contrario, cobrándole sus errores. Fue uno de esos triunfos que invitan a creer en que vendrán cosas mejores.

Millonarios tuvo un arranque fogoso, intenso. Buscó la victoria desde el pitazo inicial y con ese ímpetu encontró la jugada del primer gol. Desborde de Elíser Quiñones, Ayron del Valle bajó el balón con el pecho, habilitando al autor del gol: Maxi Núñez. El argentino sacó un remate seco y cruzado. Premio a la elaboración.

El partido se trabajó con la intención del contrario. Cortuluá, desesperado por evitar la derrota a raíz de su situación en la tabla del descenso, comenzó a ceder espacios y a esos sectores apuntaron los ataques azules. En especial se utilizaron las bandas como esos sectores por los cuales filtró algunos balones peligrosos. Pudo aumentar la cuenta en dos acciones de Jair Palacios, primero en la acción personal (le faltó definir mejor) y luego con un centro que tomó dirección al arco hasta que la pelota se estrelló en el horizontal.

No hubo problemas en zona defensiva. Partido de control, paciencia y acierto. Una jugada más que acertara le aseguraría el triunfo, librándo a Millos de viejos fantasmas porque ya hay antecedentes de juegos en los cuales se perdía la ventaja conseguida con antelación.

Esta vez no ocurrió nada de eso. Con la misma organización, producto de un equipo que se afianza en los conceptos pregonados por el entrenador, Millonarios logró el segundo gol por la vía menos esperada. Un error de comunicación entre Yair Arrechea y el joven arquero Daniel Rodríguez le dejó servido el balón a Ayron del Valle. Es el quinto gol consecutivo del atacante. Su buena racha llegó cuando más se necesitaba.

Calma en Millos. El tramo de partido que siguió fue de lo más tranquilo que pudo tener el equipo en mucho tiempo. Sostener el resultado fue la consigna. También darles minutos a algunos jugadores como Santiago Mosquera, quien reemplazó a Maxi Núñez y luego salió Ayron para darle paso a Riascos.

Una victoria que deja al equipo con 28 unidades, cuarto. Le quedan cuatro partidos por jugar, dado que está pendiente la visita a Neiva. Por ahora, el juego que sigue es contra Tigres en El Campín. Ese día puede quedar lista la clasificación a playoffs.

Ficha técnica












Deje un comentario a continuación



Click aquí para ver más noticias

visitor stats