9 mayo 2017 - Por: feligaitan

Victoria de dramatismo y desahogo


Vizzor Image / Luis Ramírez

Demasiado sufrimiento para un Millonarios que debió imponerse con distancia. Un zurdazo de Henry Rojas -con ayuda de un rival- desatascó un partido que se atiborró de ansiedades. Cristian Arango selló el triunfo, aunque sobre el final el descuento de Feiver Mercado puso en suspenso todo hasta el final. Una victoria para no perder el camino.

Volvieron a confluir todas las ansiedades. Millonarios debió irse ganador con un amplio margen frente a Cortuluá en El Campín, pero acabó naufragando en sus propias angustias. El ‘Embajador’ lo hizo todo: manejó la pelota, fue dueño del partido ante un equipo vallecaucano trémulo, atacó por los costados. Sin embargo, el arco se estrechó y Germán Caffa se agigantó.

El equipo de Miguel Russo -hoy en la tribuna y en el banquillo Hugo Gottardi- sigue mostrando matices diferentes en relación con el Millonarios vertiginoso del arranque del campeonato. Y esas distinciones las ha encontrado con Jacobo Kouffati. El ’10’ venezolano se hizo protagonista con la pelota y condujo casi todos los ataques ‘embajadores’. Con él, el onceno capitalino encuentra mayor posesión y tranquilidad para manejar el balón y los partidos.

Sin embargo, ese dominio geográfico de Millonarios se topó con los fallidos intentos de acertar en portería. El ‘Embajador’ dominó bien hasta llegar al área. Allí se topó contra sus imprecisiones y ansiedades. Ayron del Valle tuvo dos oportunidades clarísimas para dar alivio a El Campín, pero en ambas el uruguayo Caffa asfixió el grito de gol sacando la pelota de la raya.

En la primera, Domínguez encontró la escalada de Machado, que lanzó un centro rasante. A posición de gol llegó Del Valle que se barrió para puntear la pelota. Allí emergió Caffa, casi con fortuna y evitando el gol. La segunda, calcada. Esta vez el que ejecutó el pase fue Rojas y el magangueño cayó al área para darle un pase a la red. El portero uruguayo volvió imponerse.

Simplemente no es el momento de los dos goleadores ‘embajadores’. Por momentos, da la sensación de que se chocan e interrumpen espacios. Duvier Riascos también falló de cara al arco. El vallecaucano aterrizó en el área para cabecear y pudo haber anotado con dos centros de Maximiliano Núñez. Falló.

El ‘Embajador’ insistió y persistió. No se podía dar el lujo de ceder puntos en casa. Pero entró en una maraña de nerviosismo que le hizo perder claridad. El arma predilecta fue los desahogos del juego interior en búsqueda de los despliegues de Machado. El Cortuluá se plantó firme e incluso se atrevió a poner en riesgo el arco de Vikonis con un remate de Diego Chica que se fue apenas desviado.



Anuncio



Rojas y un gol que calmó el desasosiego

Tuvo que pasar más de una hora de partido en El Campín para que Millonarios encontrar el alivio. La dinámica no cambió: el ‘Embajador’ buscaba las formas -y chocaba con su maraña- e iba entrando en confusión progresiva. Las salidas de Kouffati y Núñez por lesión permitieron los ingresos de Mackalister SIlva y Santiago Mosquera. Cambios posicionales no de idea.

Silva tomó la batuta del venezolano e intentó forjar el juego interior. Pero el libreto era el mismo mientras Del Valle y Riascos no lograban acomodarse para definir. En ese panorama, emergió la pegada de Henry Rojas. Un zurdazo suyo, con desvío del rival -tal y como en Manizales- acabó derrumbando la muralla de Caffa. Un respiro. Una oportunidad para la tranquilidad.

Y entonces llegó la oportunidad para Cristian Arango y el antioqueño no falló. El ‘9’ ingresó por Duvier Riascos y le bastaron dos minutos en el campo para sentenciar el duelo. El incansable Deiver Machado desbordó y asistió al delantero que cerró la victoria. Ello, pese a que el Cortuluá sacó provecho de un contraataque para forjar el descuento a través de Feiver Marcado

Más allá de la angustia y las ansiedades, Millonarios recibió a un premio a persistir durante todo el encuentro. El gol del visitante sobre el final volvió cargar de dramatismo un triunfo que por el desarrollo debió ser holgado. Valen los puntos y se rescatan detalles de la forma. El ‘Embajador’ ha encontrado matices destacables de su juego. Pero también la lección es sentenciar los partidos para evitar el sufrimiento.











Deje un comentario a continuación



Click aquí para ver más noticias