12 febrero 2017 - Por: feligaitan

Una goleada para recomezar


Millonarios, Bucaramanga, Kouffaty-min Vizzor Image / Luis Ramírez

Una victoria con goleada para sacudirse y recomenzar. Millonarios forjó su primer triunfo en la Liga a costa de un Bucaramanga conservador en principio, pero que apretó sobre el final. El ‘Embajador’ tuvo otros matices de juego de la mano de Jacobo Kouffaty, a quien el tanque de oxígeno apenas le duró 45 minutos. Y en la segunda etapa, a fuerza de velocidad y eficacia liquidó al equipo de Hárold Rivera

Como durmiendo la víspera, Millonarios sufrió en la primera acción de partido. Elíser Quiñones perdió una pelota en salida y se activo el contraataque del Bucaramanga que estuvo a un centímentro de marcar. Ello, de no haber sido porque Ramiro Sánchez apareció debajo del arco para sacar la pelota de la línea. El portero respondió en la más clara del cuadro visitante y colmó de confianza al equipo de Russo.

De manera paulatina, el ‘Embajador’ fue adueñándose del partido en posesión y territorio. Y allí Jacobo Kouffaty se hizo eje para darle variantes por el centro al ataque azul. Por supuesto, las armas filosas por los costados no restaron importancia. Núñez y Quiñones se convirtieron en los desahogos constantes de la ofensiva.

Pero Kouffaty quería dejar su sello en el partido. Quería dejar en la retina un buen debut. Antes, sobre el primer cuarto del juego, había avisado robando una pelota y llegando a posición de gol. El venezolano quiso definir pinchando la pelota sobre Alejandro Otero, que alcanzó a rozar la trayectoría del balón a fin de negar la oportunidad al nuevo ’10’.

Vendría la redención al minuto 38. Rojas desactivó una jugada ofensiva del Bucaramanga. Allí surgió la velocidad de Quiñones, que encontró a Maxi Núñez. Ayron del Valle llegó al área y asistió a Kouffaty, que definió sin resistencia.

Millonarios, en plena evolución futbolística

Bucaramanga nunca encontró reacción más allá de jugadas esporádicos y un envión sobre el ecuador del segundo capítulo. No obstante, Millonarios desmanteló cualquier posibilidad de incentidumbre en el juego.

Ya a esa altura, el venezolano se había marchado del campo, pero en su lugar emergió un Cristian Arango participativo e insistente. El joven atacante se mostró incisivo, voraz y conectó a toda la ofensiva ‘Embajadora’.




Terminó gestándose una goleada a la contra. Casi con el mismo libreto del primer tanto y después de varios intentos de Del Valle, encontró liquidar el duelo. Sacó provecho de una defensa desarticulada y a fuerza de velocidad marcó el segundo.

Cadavid recuperó en la mitad del campo. Elíser condujo en zona de gestación y habilitó a Deiver Machado, que se descolgó para definir. Un Campín lluvioso se regodeaba con la primera victoria del ‘Embajador’.

Y el ‘Chicho’ Arango que tenía en su olfato las sensaciones de un goleador selló el 3 a 0. Otra vez Del Valle, que se vistió de pase gol en una tarde-noche brumosa, sacó petróleo de otra recuperación en zona de salida del Bucaramanga. El magangueño pudo definir, pero atisbó al antioqueño, que en las entrañas del área, consumó el triunfo abultado.

Millonarios deja atrás una semana cargada de golpes para afilarse con su primera victoria de Liga. Eso sí, el ‘Embajador’ se percibe cada vez mejor. Bastarán tiempo y partidos para ver su verdadero alcance.











Deje un comentario a continuación



Click aquí para ver más noticias