11 marzo 2017 - Por: feligaitan

Noche de idilio ‘Embajador’


Vizzor Image / Felipe Caicedo

El Millonarios que todos queremos ver. El ‘Embajador’ tuvo un derroche de eficacia, corazón y buen fútbol, y sometió al América hasta forjar una goleada por 3 a 0. El premio a un equipo solidario y que sabe a lo que juega. Y a una afición que atiborró El Campín para marcharse en medio del fervor. La noche fue completa para el conjunto de Russo. Una noche de idilio.

Si a este Millonarios de vértigo y corazón se le suman buenos circuitos de juego se ve un equipo convincente. A falta de pausa el mediocampo, el ‘Embajador’ avasalló al América con un constante despliegue de Santiago Mosquera y Elíser Quiñones, y Jhon Duque y Henry rojas, pulmones incesantes que se batieron en la mitad para recuperar y organizar al conjunto de Russo.

Millonarios fue un equipo solidario y eficaz y minimizó al América a una mínima expresión, no le permitió hallarse en El Campín. Por el contrario, incomodó desde el orden táctico y fue certero en ofensivo. A decir verdad, el equipo de Hernán Torres deambuló por Bogotá casi abúlico, a excepción de una reacción sobre el final del primer capítulo, que sacó a relucir la condición salvadora de Ramiro Sánchez.

Para darle margen de exactitud al libreto, Millonarios tuvo una recompensa prematura. Cuando apenas discurrían ocho minutos, Duvier Riascos afloró toda su condición para desahecerse de la marca pasiva de con una finta y rematar desde la media luna. Golazo para hacer de El Campín un estruendo.

Un golpe de anestesia para el América, que se desconcertado ante el ímpetu del ‘Embajador’ para atacar y defender. El cuadro ‘Escarlata’ intentó reaccionar. Pero cuando no se vio doblegado en marcaje por la fortaleza táctica de Millonarios, se topó con Ramiro Sánchez. El manizaleño surgió para evitar el gol visitante en tres ocasiones: ante Yorleys Mena, Steven Lucumí y Brayan Angulo.

Pero lo cierto es que en sensaciones el equipo de Russo se vio siempre superior al de Torres. Por ello, cada ataque tenía percepción de Riesgo.  Esa prevalencia se hizo tangible al minuto 26. Henry Rojas cobró con precisión un tiro libre del costado. Allí llegó Hárold Santiago Mosquera para vencer a Bejarano de cabeza.

Una entereza que enamora a la hinchada

Millonarios volvió a mostrar una expresión inmejorable de actitud, despliegue, eficacia y solidaridad. Puntos altísimos en los individual y un trabajo colectivo impecable, que disipó cualquier atisbo de reacción certera del visitante.

El golpe decisivo para el América se dio apenas comenzado el capítulo final de una historia perfecta de Millonarios en El Campín. Elíser Quiñones, de tanto y tanto intentar con su zurda, forjó un remate inexpugnable para sellar el 3 a 0. Ello, después de una descolgada de Deiver Machado a zona rival.

De ahí en más, fue baile, intentos americanos inocuos y un Millonarios que, pese a regodearse, no renunció a ir por una goleada más holgada. El ‘Embajador’ suma una victoria más ante su gente. El equipo de Russo demuestra que su fortaleza está en la ambición de triunfo y en jugarse







Deje un comentario a continuación



Click aquí para ver más noticias