29 septiembre 2017 - Por: mgalvis

Cinco pros y contras de Juan Manuel Lillo en Atlético Nacional


Foto: VizzorImage / León Monsalve

Juan Manuel Lillo cumple su primer semestre al frente de un Atlético Nacional que tomó como campeón vigente y mantiene en el segundo lugar de la Liga Águila 2017-2 después de 13 jornadas disputadas.

No obstante, el español ha sido resistido por un sector del entorno ‘verdolaga’ mientras que otro lo banca y pide paciencia confiando en que el avanzado concepto táctico que lo ha hecho famoso. La situación ha convertido su gestión en una disyuntiva de amores y odios que divide no solo a analistas sino a la afición en general.

Aquí le mostramos cinco pros y cinco contras que se esgrimen comúnmente a la hora de analizar la era Lillo al frente de Nacional:

PRO: Es un proceso.

Como suele pasar en cualquier equipo, al llegar un nuevo cuerpo técnico la idea suele cambiar, y más tratándose de un concepto tan tácticamente rico y complejo, no es fácil hacer que el equipo lo adopte y asuma fácilmente. Esto se ha visto en la medida en que el plantel parece estar respondiendo poco a poco a las nuevas directrices.

CONTRA: Nacional es un equipo exitoso como venía; cambiar su identidad era innecesario.

Varias de las objeciones que se le formulan pasan por su idoneidad para asumir después de uno de los periodos más prolíficos para el club en toda su historia, viniendo desde Juan Carlos Osorio y con la continuidad de Reinaldo Rueda. ¿Por qué cambiar algo que venía tan bien? Y si ya se cambió timonel por obligación, ¿por qué no optar por plantear algo menos radical y buscar introducir su idea poco a poco?


PRO: Vale la pena esperar para asimilar la filosofía de Lillo.

Incluso un referente de la dirección técnica como Josep Guardiola ha elogiado la ‘inmensa sabiduría’ de Lillo, que después fue elegido por Jorge Sampaoli como su asistente técnico en Sevilla. Su sabiduría lo precede, y tan grandes técnicos no pueden estar equivocados. ¿O si?

CONTRA: El tiempo no es el mismo tratándose del mejor equipo del país.

Nacional tiene la obligación de ganar siempre, y eso se ha visto tan solo en la asistencia de público a los partidos. Problemas tácticos, victorias in extremis y una fatiga generalizada para conseguir los resultados ha llenado los primeros meses de gestión de interrogantes.


PRO: La idea de Lillo llevaría a Nacional a una cúspide que otros equipos colombianos difícilmente alcanzarían.

De la mano de la tan pregonada lucidez táctica que esboza el técnico debería ir el éxito deportivo. Su modelo de escuela da para pensar que podría sembrar un estilo único en Colombia, pero para ello necesita poner a andar su proceso.

CONTRA: La táctica no puede ir por encima del grupo.

Pese al reconocimiento con el que cuenta, su éxito ha sido precario al llevarlo a la práctica. Además, su presencia parece contradecir aquella máxima que indica que las formas no pueden imponerse por encima del plantel, y más cuando este viene de una coyuntura muy exitosa, como es el caso de Nacional.


PRO: Un discurso sin misterios.

Uno de los principales sellos y marca registrada de Juan Manuel Lillo es su particular estilo para expresarse en ruedas de prensa. Analizando su discurso, el español desmitifica muchas de las grandes estructuras montadas por periodistas acerca de algo que no tiene grandes secretos como lo es el fútbol.

CONTRA: Su sinceridad ante la prensa.

A muchos confunde, y otros confunden su discurso con un verso para evitar ir al grano con sus conceptos. Al dejar en evidencia a muchos periodistas, estos eligen por tergiversar su mensaje como un ‘confunde y vencerás’. Además, Lillo es demasiado sincero con sus conceptos, y eso terminó por sacarlo hace años de Millonarios con su famosa frase “prefiero perder un partido 5-0 que perder cinco 1-0”.


PRO: Andrés Rentería.

El nivel del ‘Topo’ ha sido notable en su regreso al equipo ‘verdolaga’. Con sus tres goles es el segundo anotador del equipo en el segundo semestre, después de los 9 de Dayro Moreno. Su rendimiento muchas veces le salva los papeles al técnico ibérico.

CONTRA: Gorka Elustondo.

El gran refuerzo de Nacional no ha marcado realmente la diferencia. Aunque su posición no es de gran exposición como para afirmar que luce o no, Elustondo cumple de la misma forma que algún jugador del medio local podría hacerlo. Muchos lo comparan con el que en Millonarios fue Modesté M’Bami; un lujo innecesario.