6 junio 2017 - Por: Editor

La charla técnica para devolver la gloria a un Millos lleno de ilusión


Este Millos de Russo es una invitación a la humildad pero también al optimismo. Sin ruido mediático, a fuerza de trabajo y escalando peldaños paso por paso, el equipo Embajador está en las semifinales y con la ilusión vívida de llegar a pelear por el título. La hinchada hoy aflora expectativa y esperanza.

No ha sido un camino exclusivo de alegría. Ha habido tropiezos y derrotas, pero con tesón y convicción se han ido sobrepasando las dificultades. Hace parte del discurso de Russo: cada partido es un relato distinto y una oportunidad para reivindicar lo que se trabaja, el esfuerzo de los jugadores por dejar su huella en la historia del club.

Russo es sinónimo de sobriedad, pero también de experiencia. Eso lo ha llevado a obtener títulos importantes, como la Copa Libertadores de 2007 con Boca Juniors. Este bagaje es crucial en el manejo del grupo. Por ello, una charla técnica del argentino es escuchar la sabiduría del ganador.

1.Una charla técnica para respetar la grandeza de Millonarios

Miguel Russo sabe a donde llegó y lo que es prioridad del Embajador. En el seno del vestuario no ha mencionado la palabra “título”. Y sin embargo, ha llenado a sus jugadores de ansias ganadoras, de espíritu competitivo, de respeto y amor propio por una camiseta atiborrada de glorias e ilusiones.

Motivación, alegría, humildad, anhelo, familia, victoria. Esas son las palabras predilectas del Millonarios de Russo. Los camerinos de El Campín se colman de unión cada vez que juega el Embajador’. Y por eso, el conjunto capitalino se ha mantenido casi imbatible en su casa. Ha logrado nueve triunfos en once juegos y mantiene un rendimiento del 81 por ciento. Esa ha sido la clave de un grupo que acrecienta su fe hacia la estrella.

2.Una charla técnica para sobrepasar las adversidades

Ha habido altibajos en el camino de Millonarios hasta las semifinales. El primer golpe fue la eliminación en Copa Libertadores. Después llegaron siete derrotas a lo largo de la Liga. Y aún así, el Embajador no quebró su espíritu de ir al frente, de llevarle una alegría a su extraordinaria hinchada. En el sendero aún restan un par de pasos por dar. Sin embargo, el optimismo y la ilusión están intactas.

3.Una charla técnica para colmar de confianza a los jugadores

Hay un valor imprescindible en Millonarios, que ha sido potenciado y profesado por Russo. El espíritu colectivo. Por eso, allende de quien juegue, se priorizan los logros del equipo, que son de todos. Gracias a esa premisa se ha creado una fortaleza invaluable en el plantel que potencia las individualidades.

La confianza en los jugadores ha sido clave. Hoy jugadores como Andrés Cadavid, Deiver Machado, Jhon Duque, Henry Rojas y David Mackalister Silva se han convertido en bastiones. Otros han recuperado sus niveles y entregado lo mejor de su esfuerzo y talento como Pedro Franco y Duvier Riascos. Y los jóvenes de la cantera, Hárold Santiago Mosquera, Andrés Felipe Román y Christian Huérfano tienen un lugar en la familia Embajadora.

4.Una charla técnica para seguir creyendo

Se acerca la hora. Llega un momento vital para que Millonarios alcance una nueva final. El escenario es perfecto: el clásico ante Nacional y la oportunidad de dar un salto hacia la ilusión del título.

La fe y el trabajo. El hambre de gloria y la jerarquía para asumir el desafío. La mano de Russo será crucial en una instancia que le permite a Millos soñar con la posibilidad de dejar una nueva estrella en su escudo.