22 septiembre 2017 - Por: mgalvis

Una Liga Aguila huérfana de goleadores


Foto: VizzorImage / Alfonso Cervantes

Ya pasamos la mitad de la Liga Águila 2017-2 y el torneo entra en fase de definición. Sin embargo, lo visto hasta el momento en materia de goles es más bien pobre, y parece que la primera división del fútbol colombiano se encuentra experimentando una corta sequía goleadora.

Y es que son muy pocos los verdaderos goleadores que se están destacando en las 12 jornadas recorridas. La tabla de artilleros la comanda Yimmi Chará, que no es propiamente un delantero de área dedicado a hacer goles, pero cuyo nivel y despliegue le ha permitido imponer sus condiciones y convertirse en el goleador parcial de la Liga Águila en el segundo semestre.

Los 9 goles en 10 partidos jugados hacen de Chará un futbolista que marca diferencias en el fútbol colombiano. Su promedio es de 0,9 por partido, y es incluso mayor que el de muchos equipos del rentado local.

Tan solo en materia de anotaciones es ya bastante la diferencia que el ágil futbolista caleño le saca a los demás; el segundo puesto de la tabla lo comparten Carmelo Valencia, de La Equidad, y Ángelo Rodríguez, del Tolima, cada uno con 6 anotaciones.

De Rodríguez en adelante, todos comienzan a tener la ayuda de los penales, pues ni el goleador del Junior, ni el del equipo ‘asegurador’, cuentan con goles desde los 12 pasos en sus registros. Dayro Moreno (Nacional), Feiver Mercado (Cortuluá) y Édinson Palomino (Huila) son los siguientes en la tabla, con 5 dianas cada uno.

Equipos, mas no individualidades

Si vemos la capacidad goleadora por equipos, apenas el 55 por ciento tiene promedio de más de una anotación por encuentro. El más goleador sigue siendo el Junior, con 21 en 12 partidos, para un promedio de 1,75. Después está el Cali, con 18 (promedio de 1,5), y el Pasto, con 17 (promedio de 1,41).

No deja de ser notorio que el líder, Independiente Santa Fe, tiene 15 goles a favor y promedio de 1,25, pero su máximo goleador, Wilson Morelo, tiene apenas 4 en la tabla de cañoneros. Su estilo es mucho más colectivo, por lo que distribuye los goles entre más jugadores.

Quizá esa pueda ser la conclusión de este breve análisis: la Liga Águila parece encontrarse en una etapa donde privilegia el juego en conjunto. Esto puede leerse como una tendencia hacia lo defensivo, pero en realidad el promedio de 2,14 goles por partido no resulta una mala cantidad.

De por sí la identidad futbolística colombiana no va mucho con el estilo de jugar para un goleador, sino más bien con el juego asociado, con volantes de llegada, velocidad y toque.

Eso sí, la falta de delanteros que destaquen realmente por su capacidad anotadora puede ser inquietante. Un tema que podría impactar a la Selección Colombia a mediano plazo, si no se comienza a trabajar mejor en ese sentido, al menos en cuanto al torneo colombiano se refiere.

Esta es la tabla completa de goleadores de este semestre: