9 septiembre 2017 - Por: Santiago Velez

10 curiosidades sobre la vida de Teófilo Gutiérrez que quizás no sabías


Teófilo Gutiérrez es uno de los mejores delanteros colombianos del momento. Su capacidad técnica y goleadora le han servido para ser parte de la Selección Colombia. Su hoja de vida incluye experiencia en el fútbol de Turquía, Portugal, México y Argentina. En nuestro país solamente ha vestido la camiseta de Junior.

También es comprendido por pocos. Su carácter le ha impedido volar más alto de lo que ya es: Un delantero que invita al fútbol.  Pocos como él atraen por el estilo de juego que practica.

En el 2005, mientras su madre lloraba de impotencia por no tener para pagar el alquiler, Teo le hizo una promesa. “Mami, quédate tranquila. Cuando sea futbolista te voy a regalar una casa”. En el 2009 doña Cristina tuvo su anhelado hogar.

Su ídolo futbolístico es Iván René Valenciano.

Ante el poco dinero que llegaba a casa se dedicó a trabajar con su abuela. Era el encargado de moler el maíz para la elaboración de las empanadas que vendía en la calle.

En su barrio, La Chinita, no había muchas posibilidades de salir adelante. La pelota fue primordial para hacerle el quite a la violencia. “El fútbol me sacó de una guerra, de todos los problemas de violencia. Siempre tuve la mentalidad de llegar a ser alguien en la vida. El talento siempre lo tuve y mis padres fueron los que me inculcaron el fútbol”.

Mientras muchos lo criticaban en el fútbol argentino, Juan Román Riquelme en una ocasión elogió las virtudes del barranquillero. “Cuando tienes en frente un delantero así, por más que juegues con uno más, tienes miedo, en el buen sentido, de que algo va a inventar. Es un crack”.

Sus hijos, muy a su estilo, cuentan con curiosos nombres. “Mi hijo se llama Cristiano, por el futbolista portugués de Real Madrid. Una de mis hijas Yeilou, por Jennifer López. La otra, Shaddai, por el Dios todopoderoso”.

 

Siempre ha manifestado en distintas oportunidades su fervor por la religión. En cada una de las entrevistas que da menciona su compromiso.  “Todo en mi vida tiene un significado. Yo mismo quiero marcar lo que quiero, y Dios marca mi rumbo. Desde que nací, desde pequeño, mi mamá siempre me inculcó eso, de ser agradecido con Dios porque me enseñó mucho, me sacó, pero me dio”.

 

En una ocasión amenazó a un compañero con una pistola de Paintball. El hecho ocurrió en su paso por Racing, luego de ser expulsado durante un clásico frente a Independiente.

En el 2010, cuando jugaba en Trabzonspor de Turquía, se fue sin dar explicación. Gutiérrez señaló que viajó a Colombia para recuperarse de un tema de estrés y ansiedad que lo agobiaba.

En el 2014 fue elegido como el mejor jugador de Sudamérica.