7 mayo 2017 - Por: mgalvis

Victoria sufrida, pero necesaria en El Campín


Foto: VizzorImage / Luis Ramírez

Un Santa Fe lucido en el primer tiempo y venido a menos en el segundo, consiguió aguantar el autogol de ventaja que le otorgó el Junior para conseguir una victoria sufrida.

Los de Julio Comesaña intentaban abrir una vía por las bandas, agrediendo por derecha con David Murillo, por ejemplo, pero una vez se superó el fatídico minuto 4, el rojo bogotano comenzó a adueñarse de las acciones privando del control de la pelota a su rival y haciéndolo circular con mucho criterio del medio hacia arriba.

Las sociedades entre Johan Arango, Jonatan Gómez y Anderson Plata mostraron ser de las más efectivas entre las posibles combinaciones en ataque que ofrece el plantel. Con un Damir Céter haciendo tan bien la labor de poste como el experimentado Stracqualursi, el equipo mostró variantes y se instaló en el medio del campo del rival casi constantemente.

Eso sí, Santa Fe se cerraba a crear por el medio y subutilizaba las bandas, estrellándose reiterativamente contra el cuatro del fondo de la visita. El equipo trataba de repentizar y le ponía trabajo a Sebastián Viera por medio de un cabezazo lejano de Baldomero Perlaza, un tiro de esquina que nadie alcanzó en segundo sector y alguno que otro tiro de larga distancia, aunque todo lo controlaba sin problemas.

Eso hasta que a los 36 minutos llegó la jugada afortunada (desafortunada para él) en la que Johan Arango puso un balón en el punto penal y Andrés Felipe Correa le metió el pie de manera errónea hacia su propio arco, para poner el 1-0 que hacía justicia al dominio ‘Cardenal’.

Con la entrada de Carlos Arboleda para el segundo tiempo, Gustavo Costas buscaba cerrarle la única salida comprobada a su rival y soltar los costados. Jonatan Gómez le dio la bienvenida al complemento con un exquisito tiro colocado que estuvo a centímetros de entrar de picabarra después de una gran jugada asociativa del rojo apenas a los 4 minutos de la reanudación.

Lamentablemente, el despliegue le duró al ‘León’ prácticamente hasta la hora de juego; fue entonces que Junior lo despojó de la pelota y le cortó los circuitos. Con un Edinson Toloza bien abierto por la izquierda comenzó a hacer daño y meterse cada vez más cerca del arco defendido por Robinson Zapata.

Costas trató de recuperar el control con el ingreso de Ómar Pérez, pero resultó inútil en la medida en que el equipo ahora lucía largo, no conseguía conservar la posesión y la regalaba cuando la tenía. La pelota quemaba y ni siquiera el gran 10 conseguía hacerse con ella atrasando su posición

A los 78 minutos llegó el campanazo más claro, cuando Toloza desperdició un mano a mano con tiempo, espacio y perspectiva, estrellando un balón en el cuerpo de Zapata cuando podía definir o, todavía más fácil, emplear a un compañero que llegaba por el centro.

Sobre los últimos 10 se destacó el segundo aire y el despligue de Arango, bajando a recuperar balones y en algo ayudó cuando el equipo parecía agotado y era escasa la reacción. Santa Fe terminó pidiendo tiempo, sobre todo a sabiendas de sus antecedentes en los últimos minutos de los partidos.

El rojo se reafirma en el grupo de los ocho y agradece una victoria difícil que comenzó gestionando bien, pero que terminó aguantando como pudo.






Deje un comentario a continuación



Click aquí para ver más noticias