20 marzo 2017 - Por: mgalvis

¿Entra en discusión la línea de 3 para la revancha del sábado?


Foto: VizzorImage / Gabriel Aponte

Varios hinchas de Santa Fe han comenzado a dudar de la idoneidad del módulo táctico cuya implementación fue la clave de la consecución del noveno título. Tanto así ha sido que la pregunta fue inevitable durante la rueda de prensa posterior al clásico 288, en el que el rojo cayó por cuarta vez consecutiva ante Millonarios, esta vez por 3-0.

Y es que más allá de que guste o no la forma de juego que el equipo se ha visto abocado a practicar, es innegable que desde que lo juega corrigió un rumbo errático que traía, aún después de la llegada de Gustavo Costas.

Se puede decir que el triple encuentro contra La Equidad de la Copa Águila y la Liga Águila 2016-2, en el que se vio por primera vez el 3-4-2-1 actual, fue el punto de quiebre para convertir al equipo sin rumbo del primer semestre, en el campeón del segundo.

El equipo ya se ve acostumbrado a este módulo y nunca ha vuelto a intentar nada diferente desde que comenzó a usarlo. Y sí que le ha dado éxito, eso es innegable. Prueba de ello son algunas de las 15 marcas que cayeron con la primera derrota en mucho tiempo.

Costas fue claro y dijo que no cree que cambie la línea de 3. Según él, la derrota contra Millonarios pasó más por la mala elección de los intérpretes de la misma, pues muchos habían manifestado que estaban a la altura y él confió, pero luego aceptó que fue mala idea.

“Venimos a 48 horas de jugar y me equivoqué yo, soy el único responsable”

Las pérdidas producto del cansancio generaron jugadas que el rival supo cobrar. El técnico argentino atribuyó los goles a “pelotas tontas y groseras perdidas atrás”, lo cual, para él, no cambia con línea de 3 o línea de 4.

Algo que quedó claro es que el azul explotó sin piedad las espaldas de los carrileros, cuya posición dentro del planteamiento los dejaba expuestos pero que tampoco estaban al 100% para responder a los embates de un rival que sabe cómo ofender por ahí.

“Los dos extremos son los que más desgaste tienen en los partidos”, dijo Costas, reconociendo que faltó refrescar ahí, y lo tuvo que hacer desde el banco con Dairon Mosquera, aunque Juan Daniel Roa fue el que más sufrió.

Entonces, ¿debe cambiarse definitivamente el planteamiento? Es temprano todavía, y es absurdo comenzar una tormenta en un vaso de agua por la primera derrota en 22 partidos de Liga.



Anuncio



No obstante, quizá haya reflexiones que sea momento de hacer, pues también es menester hacer un alto y mirar que aparte del duelo contra el Deportivo Independiente Medellín de la Superliga, esta era la primera prueba de fuego para el Santa Fe campeón, y se perdió.

¿Qué hacer?

Desde Pasión Cardenal nos permitimos jugar un poco al técnico, señalando que quizá el tema pase más por dejar de considerar indiscutible el módulo. Esto no significa estrictamente que haya que cambiarlo, pero sí permitir que se acomode a las circunstancias.

Desde la tribuna se ve que el 3 defensivo con 4 volantes ‘amarra’ a santa fe cuando debe salir a buscar un resultado. Ayer, por ejemplo, el equipo necesitaba remontar desde muy temprano dos goles en contra, y el sacrificado fue Sebastián Salazar, el mismo que le había dado equilibrio contra Sporting Cristal después de la descompensación por el déficit de marca de Jonatan Gómez allí.

En una situación así se podría haber prescindido de un defensa, armar cuatro en el fondo, retrasar los carrileros a función de laterales y disponer dos extremos arriba que comenzaran a restringir los avances de Jair Palacios y Deiver Machado.

Mantener los 3 atrás por costumbre fue la decisión, pero que podría dar luces sobre lo que debería hacer el equipo en adelante previendo la necesidad de salir por un resultado.

Es esa situación la que Santa Fe se ve menos capaz de capotear. Este año la ha experimentado en tres partidos y en ninguno respondió bien:

– Contra Tigres, empató con un autogol tras ir perdiendo por un gol.
– Contra The Strongest tuvo todo para irse arriba pero le anotaron en las escasas oportunidades que tuvieron.
– Ayer, Millonarios repitió la dosis, y el equipo no supo enfrentar la situación.

Costas tiene una semana larga por delante, en la que podrá analizar con cabeza más fría lo que debe hacer el sábado para revertir la situación. Tener tiempo para trabajar un partido y planearlo ha demostrado ser de mucha ayuda para él, que ya el semestre pasado mostró la mejor cara del equipo cuando por fin tuvo semanas enteras, sin juegos entre semana, para trabajar a su equipo.

Llegará el sábado y se espera que sea a otro precio.

Análisis Pasión Cardenal.

Después de ver este análisis, cuéntenos qué opina al respecto:








Deje un comentario a continuación



Click aquí para ver más noticias