Crea una tienda virtual gratis en WooTiendas

30 septiembre 2017 - Por: Jeison

“No vamos a pintar ningún cuadro con los pies. Vamos a ganar el partido”


Juan Manuel Lillo

Esa fue la frase que utilizó el técnico Lillo para decirles a los jugadores en el entretiempo del compromiso frente al Atlético Huila. Las condiciones del campo de juego conspiraron contra el plan diseñado para haber hecho un mejor compromiso.

El estado del campo influyó para que no se hubiese ganado por un marcador mayor. O que el juego no hubiese llevado a la angustia que se tuvo en varios pasajes porque Huila llegó con peligro antes y después del 1 – 0.

“Hoy nosotros no vamos a pintar ningún cuadro con los pies. Vamos a ganar el partido. Este no era el que teníamos construido en la mente”, dijo el técnico ‘Verdolaga’, quien lógicamente no esperaba que la cancha tuviera esa condición por la fuerte lluvia.

Por supuesto que a Nacional le hizo falta más fútbol, ser constante en su apuesta de tener el balón en campo contrario. “La cancha ha estado mal y con eso nos hubiese alcanzado. Sabemos que el resultado va por un lado y el juego por otro. Esto ha sido un limitante muy grande, pero también para ellos (Huila) también”, explicó.

Uno de los reparos que tiene este equipo radica en la forma que se ataca por los laterales. Nacional sufre porque no tiene jugadores especialistas allí. Contra Huila se sintieron las ausencias de jugadores que por lo general desarrollan su fútbol en esas funciones.

“Es más conceptual eso de laterales o extremos. Yo veo el juego y hay gente que juega por fuera y por dentro. A veces por la secuencia de pases nos permite coger altura y nos permite jugar en módulos de esos. Otra cosa es que nosotros concedemos ventajas por fuera, pero también ha pasado que la gente que juega por fuera está lesionada. De hecho no tenemos un pie izquierdo profundo porque está lesionado”, reflexionó el DT.

Lillo también hizo una precisión importante porque si este Nacional tiene una virtud, especialmente en casa, radica en la defensa.

“Hay un juego y no hay disociación entre ataque y defensa. La consecuencia de tener el arco a cero ha sido que no nos tiren al arco. No quiere decir que hemos vivido como gatos patas arriba. Es la consecuencia de someter a los contrarios y tenerlos donde ellos no quieren estar. Van a pasar cosas, pero que pasen poquitas”, dijo.

También te puede interesar…














Deje un comentario a continuación



Click aquí para ver más noticias

visitor stats