26 agosto 2017 - Por: Jeison

¡Nacional perdió el clásico con 66% de posesión a su favor y 25 remates!


Por el desempeño que tuvo el equipo ‘Verdolaga’, la derrota 1 – 0 castiga a un Atlético Nacional generoso en tenencia del balón, generación de juego ofensivo y remates al arco. Las estadísticas no mienten.

El gran pecado del verde paisa es la falta de gol: Nacional sigue siendo condenado porque falla en la punta final. Contra el Medellín fueron 25 remates (5 a puerta) contra 9 del DIM (5 al arco). La gran diferencia estuvo en esa jugada aislada de Juan Fernando Quintero en el primer tiempo. Acción que luego Lillo en conferencia de prensa analizó como un error por salir a recuperar en una zona del campo donde no debía hacerse.

Nacional fue un equipo que remató desde fuera del área en 15 ocasiones y las 10 restantes se dieron dentro. Medellín, agazapado, sufrió más de la cuenta cuando se quedó con un jugador menos en su sector defensivo por expulsión. Claro que a esa altura el verde ya dominaba a placer.

En juego colectivo, los dirigidos por Juanma Lillo también obtuvieron una estadística aplastante: ¡551 pases contra 288 del rival! Además, la precisión en los mismos estuvo por el orden del 89,3% y en campo rival fue del 82%.

Nacional lanzó más centros (29 contra 4 del Medellín) y la posesión del balón lo dejó con un 66,4% contra 33,6% que hizo la escuadra de Juan José Peláez. El gran error: No anota. Ni siquiera en jugadas de juego aéreo, dado que Nacional propició 8 tiros de esquina contra ninguno de su oponente, se pudo marcar.

Por ese tipo de argumentos no debe sorprender que el entrenador haya dicho a los medios deportivos que felicitó a sus jugadores. Lograron un buen desempeño, sin el gol. El ausente más importante que le hizo falta al verde para haberse quedado con un mejor resultado en el clásico 295.

También te puede interesar…




Deje un comentario a continuación



Click aquí para ver más noticias