14 marzo 2017 - Por: Jeison

Derrota ‘Verdolaga’ en el Isidro Romero Carbo


Por el Grupo 1 de la Copa Libertadores, Atlético Nacional fue derrotado por el Barcelona de Ecuador 2 – 1 en el estadio Isidro Romero Carbo, de Guayaquil.

Si hubo algo que caracterizó a Nacional el año anterior en sus salidas internacionales, un sello de calidad que puso Reinaldo Rueda, fue la seguridad. Aparte de hacerse fuerte con la tenencia del balón, factor que después se impulsó con la contundencia en definición, era ver un equipo sólido atrás. Difícilmente le hacían gol o lo tomaban mal parado en los contragolpes.

Contra el Barcelona, en apenas 45 minutos, esas virtudes se esfumaron. Los dos goles en contra fueron producto de fallas puntuales. Primero en la marca porque en un tiro de esquina Jonathan Álvez ganó en el cabezazo. Luego, una acción rápida en la salida de los ecuatorianos culminó con el tanto de Marcos Caicedo. Contragolpe clásico.

Atlético Nacional falló porque no supo conservar la ventaja conseguida con el tanto de Mosquera. No estuvo mal plantarse de igual a igual porque hace parte del ADN ‘Verdolaga’. La dificultad radicó en lo desprotegido que se vio el equipo por las bandas. Barcelona las explotó muy bien, cargando varios de sus ataques allí. Además, su trabajo de presión, evitando que el equipo antioqueño se adueñara del balón, fue clave en el desarrollo del compromiso.

Reinaldo Rueda movió sus fichas en el segundo tiempo con una variante poco usual. Francisco Nájera salió, ingresó Luis Carlos Ruiz y luego vino un enroque de posiciones: Matheus Uribe bajó a ser lateral derecho, mientras que Bocanegra ocupó un lugar como central. Adelante, Dayro recargó su juego por una banda, de tal forma que Ruiz fuera la referencia en el ataque.

Un cambio y varias rotaciones posicionales con las cuales buscó seguridad y armó un buen bloque ofensivo, aunque a esa altura, con el marcador en contra, cualquier error podría ser perjudicial. Barcelona no cambió su intención de juego, consciente que la necesidad visitante le daba más espacios para hacer sus ataques. A lo anterior se suma el peligro que propiciaba cada vez que tenía la chance de levantar el balón.



Anuncio



Otro enemigo que acechó al verde fue el poderío físico de su rival. Barcelona se notaba más entero físicamente. La potencia de sus jugadores quedaba en evidencia con cada ataque feroz, siempre que Nacional perdía alguna chance en el ataque. Nunca, salvo acciones aisladas, se vio a los dirigidos por el profe Rueda con el dominio territorial del partido.

En consecuencia, las posibilidades de Nacional se redujeron al talento de sus hombres en el ataque. Una genialidad podría desatar el nudo en el que se encontraba el equipo. Lo buscó y por momentos se veía cerca la igualdad, sobre todo cuando se produjo el ingreso de Aldo Ramírez y después con Andrés Ibargüen. El verde lo apostó todo en ataque, con el riesgo latente de sufrir un gol más en una respuesta veloz de sus contrincantes.

Barcelona se alimentó del apoyo de sus aficionados para resistir hasta el final, conservando lo que para ellos son tres puntos de oro. Derrotaron al campeón, un plus adicional a los tres puntos que ya suman en el Grupo 1 de la Copa Libertadores.

Para Nacional todo pasará por la forma en que se asimile la derrota y el cuerpo técnico siga en la búsqueda de un grupo ideal con el cual afrontar los siguientes retos que se avecinan en Liga y Copa Libertadores. Hasta el 13 de abril volverá al ruedo internacional frente a Botafogo en el Atanasio Girardot.

En tiempo de adición, el árbitro expulsó a Matheus Uribe por un encontrón que tuvo con un jugador rival. Un rifirrafe que para nada favoreció al equipo, cuando más apuraba en busca de la igualdad.

Ficha técnica de Barcelona 2 – 1 Atlético Nacional








Deje un comentario a continuación



Click aquí para ver más noticias