18 junio 2017 - Por: Jeison

Remontada y título. ¡El más grande impone su jerarquía!


Foto: VizzorImage/ León Monsalve

Con goleada, Atlético Nacional se desquitó de lo sucedido en Palmaseca. Un 5 – 1 sin atenuantes. Macnelly, Uribe, Ibargüen, Dayro y Quiñones anotaron los goles para la conquista del título 16.

Enérgico arranque de Atlético Nacional, imponiendo condiciones y en los pies de Macnelly Torres, cuando apenas iban siete minutos de juego, encontró el primer gol. Un remate cruzado, rasante. Se encendió la llama de la ilusión, manteniéndose estable cuando Matheus Uribe, en una jugada que comenzó Rodin Quiñones, marcó el segundo.

Mejor no podía ser. La tarea estaba cumplida en cuanto a la cantidad de anotaciones que equilibraran el global. Nacional se estaba llevando por delante al Deportivo Cali hasta la infortunada acción del descuento.

Esa jugada arrancó con un centro de Fabián Sambueza, Armani atajó el cabezazo de Mera y no pudo hacer nada en la acción posterior. El desvío en Bocanegra le puso el toque de drama a la definición de la serie.

Deportivo Cali ajustó sus líneas, sin dejarse someter más. Jugó mano a mano, aumentando la dificultad. Nacional ya estaba avisado: Su juego aéreo defensivo tenía grietas y tampoco podía equivocarse en la salida.

Cuando se terminaba el primer tiempo, Andrés Ibargüen sacó del repertorio un golazo de media distancia para dejar 3 – 1 el marcador e igualar el global. Valiosa conquista porque dejó el segundo tiempo con la posibilidad de forzar un marcador más abultado, que le diera el título sin apelar a la definición por penaltis.

Sin la intensidad de la etapa inicial, el segundo tiempo pintó un compromiso de cuidado. La visita reforzó su marcación con Abel Aguilar. Nacional, seguro con el balón, basó su juego en la tenencia, con ataques por los costados y tratando siempre de ganar los rebotes. Seguridad y paciencia porque en cualquier momento, manteniéndose la tendencia, era más factible que apareciera un gol más.

Así se dio. En una acción de penalti, sancionado por falta de Rosero sobre Dayro Moreno, el goleador asumió el lanzamiento desde los 12 pasos y como es tradicional en él, no falló. El cuarto tanto ‘Verdolaga’, el de pasar a ganar la serie. ¡El del título!

A partir de ese gol, con ganas y corazón, exigiéndose al máximo en cada jugada, el verde se adueñó de la final. Para hacer más justicia con el desarrollo del partido y de todo el campeonato (Nacional fue el gran líder del semestre), Rodin Quiñones concluyó en gol una linda maniobra colectiva. ¡Cinco goles!

Nacional conquistó el título 16 de su historia en torneos cortos. Un semestre difícil, con final feliz.

Ficha Ténica




Deje un comentario a continuación



Click aquí para ver más noticias