27 junio 2016 - Por: Jeison

OPINIÓN. Chile, sí; Colombia, no. ¿Por qué?


EAST RUTHERFORD, NEW JERSEY - JUNE 26: Arturo Vidal of Chile and Mauricio Isla kiss the Copa America Centenario Trophy following the championship match between Argentina and Chile at MetLife Stadium as part of Copa America Centenario US 2016 on June 26, 2016 in East Rutherford, New Jersey, US. Chile won the Copa America Centenario US 2016 Championship on in penalty shootout 4-2. (Photo by Chris Szagola/LatinContent/Getty Images)

Ambas selecciones comenzaron a trabajar estas generaciones exitosas en las Eliminatorias para el Mundial de Sudáfrica 2010. Los chilenos con Bielsa y Colombia deambulaba con Lara. Para esas clasificatoria ya se veían a Bravo, Sánchez, Medel, Vidal, por un lado; por la nuestra Ospina, Teo, Jackson, Falcao, Zúñiga, entre otros.

Con la llegada de Pékerman se reforzó ese proceso (que aún sigue teniendo recambios), tras el corto paso de Leonel Álvarez, viviendo un tramo y, también, con la presencia en 2011 del Bolillo Gómez.

Por su parte Chile, que en medio de broncas, mala dirigencia, corrupción (así como la de nosotros, recuerden cómo salió Bolillo), tuvo cambios de técnicos. Se fue Marcelo Bielsa, después siguió Borgui (que duró poco), después Jorge Sampaoli, que con la misma escuela de Bielsa, sembró y marcó una ruta ganadora en los australes. Se fue en medio de escándolos, pero que al final les dejó la primera copa. Ahora Pizzi solo tuvo que acomodar y esta misma generación celebró un nuevo título en menos de un año. La segunda para la historia del fútbol chileno.

Ahora, Chile superó a Colombia en títulos, ¿por qué gana Chile y Colombia no? ¿qué tiene Chile que no tenga Colombia? Hay jugadores, hay nivel, ambas selecciones tienen varias figuras, etc, pero mí única respuesta es: ¡creérsela!

En partidos decisivos, Chile demuestra malicia y eso en el fútbol (sobre todo en Suramérica) es vital para ganar. A veces somos muy tibios, muy respetuosos (entiéndase acá que la ‘maña’ sirve como estrategia), y sin determinación. La vehemencia con la que pelean cada balón es de aplaudir, sin demeritar el esfuerzo de los nuestros, pero que esa misma se debe mantener SIEMPRE, no solo en unos partidos y ya.




Esto no es solo de técnico, sino de jugadores. Esa primera generación que mencioné no ganó nada con Colombia, Chile, sí. Ojalá tuviéramos determinación en los jugadores. Caso Vidal y Sánchez, para citar. En Colombia, a James, por ejemplo, le falta eso, y más cuando porta la cinta de capitán. (Pienso, desde mi perspectiva que hoy en Colombia Ospina debe tenerla, es el mejor jugador que tenemos). No solo sirve quejarse y llorar frente a las cámaras. Hay que frentear a los grandes, y esto es un deber para todos, empezando por directivos, técnicos y jugadores. Por ejemplo, Sampaoli se llevó a Chile a jugar frente a europeos de alta gama, Colombia tiene que dejar de jugar frente a Haití y Kuwait, esto para tenerlo en cuenta en esos amistosos de preparación.

Es feo comparar, pero hacer este ejercicio es válido, porque creo que tenemos un fútbol que puede ser superior que el chileno y hablando hasta de las ligas locales de cada país.

Bonus track:

* Punto y aparte para Messi y Mascherano. Jugadores indiscutidos. Una lástima la mala suerte que los persigue en las Selección, sobre todo al ‘jefecito’, que llegó a 5 finales y todas las perdió. ¡Ojo Lio renuncia a la Selección!

* Lo de Higuaín ya no es “suerte” o está “rezado”. Este jugador le pesa jugar finales. Muchos goles decisivos botados. Se cansa de anotar en sus clubes, pero no deja de ser “morfón”. Argentina debe tener recambio en esa posición. Icardi, por ejemplo.

Por Ruben Noriega
Twitter: @Noniruben







Deje un comentario a continuación



Click aquí para ver más noticias